· Edición Digital · Número 21· Noviembre 2012 ·

Alicante

Viabilidad necesaria antes de 2013

El Ministerio de Fomento obliga al Puerto de Alicante, el más deficitario, a garantizar su viabilidad antes de que acabe el próximo año sino podría acabar convirtiéndose en una dársena del Puerto de Valencia, lo que implicaría la desaparición de la Autoridad Portuaria. 

Las previsiones realizadas en los presupuestos de Puertos del Estado prevén un aumento del 3,9% en la cifra global, un incremento que aumenta la presión sobre la Autoridad Portuaria de Alicante, que ha sufrido enormemente la macha de la naviera Maersk y la explosión de la burbuja inmobiliaria, descendiendo alarmantemente el tráfico de contenedores.

De momento, el Ministerio de Fomento ha suspendido la aplicación del plan que prevé la supresión de las autoridades portuarias deficitarias, de forma que los puertos de referencia en su área de influencia asumiesen directamente su gestión. Pero esto no implica que en el caso de Alicante, si no se llega a un buen rendimiento, la Autoridad portuaria desaparezca.

Otra de las dificultades que tiene el Puerto de Alicante, que ya fue rescatado en julio con 1,7 millones para compensar sus pérdidas de 1,6 millones, es que sus cuentas les impiden ofrecer incentivos a las navieras que utilicen sus instalaciones, ofreciendo bonificaciones para ser más competitivos, una solución que sí pueden ofrecer los puertos con superávit.