· Edición Digital · Número 21· Noviembre 2012 ·

Gijón

Nueva línea de contenedores con Le Havre

El servicio está operado por la naviera francesa CMA-CGM, tercer operador mundial, para enlazar los puertos de Gijón y Bilbao, en España, con el de Le Havre (Francia) a través de tres terminales (Le Havre Port 2000, operada por CMA-CGM y GCM; Terminal de L’Atlantique, y Terminal I Le Europe).
 

Es el primer servicio dedicado de CMA-CGM que opera en Gijón, aunque la naviera tiene presencia en el puerto, desde mayo de 2005, y sede propia en El Musel, desde enero de 2007, en el Área de Servicios Logísticos, habilitada por la Autoridad Portuaria de Gijón para facilitar la conexión de los operadores con sus clientes y con el propio puerto.

La nueva línea permitirá aumentar la oferta del Puerto de Gijón a los cinco continentes mejorando los tiempos de tránsito. El agente consignatario de CMA-CGM en Gijón es Berge Marítima.

Además de CMA-CGM, las líneas comerciales que utilizan semanalmente las instalaciones de la Terminal de Contenedores de Gijón (TCG), de los muelles de La Osa son la naviera X-Press Container Lines (Servicio BGX), que conecta Gijón con Le Havre, Rotterdam y Gotemburgo; WEC Lines (Servicios NSC y MOP), que conecta Gijón con Las Palmas, Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura; y Gijón, Leixoes y Casablanca (Marruecos); MSC (segundo operador mundial) tiene un servicio dedicado con Amberes (Bélgica); y la naviera K-Line que ofrece un servicio intraeuropeo cuyas conexiones son Leixoes y Lisboa (Portugal), Teesport y Felixstowe (Reino Unido), Rotterdam (Holanda), Aarhus (Dinamarca) y Gotteborg (Suecia).

Por otro lado, la autopista del mar entre los puertos de Gijón y Nantes Saint-Nazaire (Francia), que explotan las navieras LD Lines y Flota Suardiaz a través de GLD Atlantique, continúa con su buen rendimiento, pese a la difícil coyuntura económica.

La línea, que arrancó en septiembre de 2010, ha logrado mejorar en su segundo año de funcionamiento el tráfico de camiones (20 por ciento), semirremolques (98 por ciento) y toneladas (35 por ciento) del primer ejercicio, que ya superó con creces las expectativas iniciales.

Los datos anteriores consolidan la autopista del mar y confirman la idea de que más pronto que tarde se incorporará un segundo buque. La adjudicataria de la línea se muestra cauta y reitera la necesidad de contar con una carga mínima, ya que la incorporación de una segunda unidad duplicaría los costes de explotación del servicio. En este sentido, los desequilibrios entre los flujos de exportación e importación es lo que plantea más dudas.