· Edición Digital · Número 21· Noviembre 2012 ·

Barcelona

Huelga general 14 de noviembre

Los estibadores del Puerto de Barcelona hemos previsto secundar la huelga general convocada para el 14 de noviembre. La convocatoria, a la que se ha sumado Coordinadora, hará que dentro de unos días todos los puertos del Estado cesen su actividad durante 24 horas. Adaptándose a la realidad de cada puerto, se avanzarán o retrasarán las horas de inicio y final de la jornada.

En Barcelona, la huelga se iniciará a las 08 horas del miércoles 14 y finalizará a las 08 horas del jueves 15. Sólo se respetarán los servicios mínimos pactados con la empresa, es decir, el pasaje de cruceros, las mercancías con caducidad, los medicamentos y los correos urgentes.

Desde Coordinadora, la valoración que está haciendo se enmarca en la línea de la defensa de los trabajadores, sometidos como nunca a un desmantelamiento constante de todos los derechos adquiridos y ganados a pulso. Es evidente que cuesta seguir una huelga convocada por CCOO y UGT, pero en ningún caso la huelga se hace por estos dos sindicatos que tantas cosas han cedido a los gobiernos de turno. Los estibadores pararemos por la gente de abajo, por nuestros familiares, por nuestros amigos... por nosotros.

La huelga debe servir:

- Para demostrar a los gobiernos central y autonómico-PP en Madrid y CiU en Barcelona-que no aceptaremos calladamente más ataques

- Para protestar contra una reforma laboral que sólo ha servido para multiplicar los expedientes de regulación. Casi 6 millones de parados, 1 de cada 4 trabajadores no tiene trabajo, y los que la conservan lo hacen en condiciones cada vez más precarias (salarios sin poder adquisitivo, contratos basura, nula formación, etc.)

- Para reivindicar una educación y sanidad públicas y de calidad. La destrucción de estos servicios esenciales ha sido acelerada desde que CiU llegó al poder en Cataluña, pero ha sido seguida con entusiasmo por un ministro de Educación más propio de tiempos dictatoriales que de una democracia moderna. Menos horas lectivas, menos profesores, más alumnos por aula, barracones... Esta es la realidad diaria de nuestros hijos.

- Para denunciar las ayudas públicas a bancos en quiebra que mantienen consejeros con salarios estratosféricos mientras dejan a miles de familias en la calle. Salarios de 300 mil o 400 mil euros han sido habituales en bancos y cajas de todas las comunidades. ¡300 mil euros por calentar una silla unas horas al mes! Y mientras tanto, familias con sueldos mileuristas, que se habían hipotecado en los tiempos de la burbuja inmobiliaria, son expulsadas de sus casas por escuadrones de policía que las tratan como a terroristas. Sin casa, sin trabajo y con una deuda de 200 mil euros de media. El gobierno debería instaurar la "dación en pago". Si ya no se puede pagar la casa, que se la queden, pero la deuda se acaba aquí.

- Para protestar contra el recorte en las rentas mínimas de inserción (¡en el peor momento de la crisis!), los subsidios de desempleo (¡son una carrera de obstáculos!) y de todas las ayudas sociales existentes. (becas para material escolar, de comedor, programas de formación para parados...)

- Para luchar contra las amenazas constantes al sistema público de pensiones. Buscan dejar las pensiones públicas convertidas en un esqueleto ridículo, mientras los accionistas de los bancos engordan sus beneficios con los planes privados de pensiones que intentan impulsar a toda costa.

- Para protestar contra la corrupción sistémica y generalizada. Descarada, en una palabra, ya que incluso imputados por delitos de todo tipo figuran una y otra vez en las listas electorales de todos los partidos políticos.