· Edición Digital · Número 22 · Febrero-Marzo 2013 ·

Rechazado el desbloqueo del convenio de autoridades portuarias y Puertos de Estado

El pasado mes de febrero, la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados debatió una de las proposiciones no de ley que instaban al desbloqueo del convenio colectivo de autoridades portuarias y Puertos del Estado, en concreto la presentada por el Grupo Parlamentario de Izquierda Plural. La proposición fue rechazada con los votos en contra del Grupo Parlamentario Popular “por responsabilidad de Gobierno”. 

El portavoz del Grupo Popular aseguró que puesto que era el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas el que no había ratificado el convenio, la proposición no de ley debería haber sido debatida en la Comisión de Hacienda.
Además, rechazó que tras la no ratificación se escondiera una cuestión de “jerarquía” y de mayor peso político del Ministerio de Hacienda sobre el de Fomento. También responsabilizó al PSOE y al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de haber llegado a esta situación.

Para el portavoz popular, si este convenio se hubiera aprobado en 2011, hubiera salido adelante sin problemas, pero ahora la legislación ha cambiado y no puede ser, haciendo referencia a la entrada en vigor de las restricciones de la Ley de Presupuestos de 2013, que impide subidas de las masas salariales de los funcionarios. Para el PSOE el bloqueo del convenio de puertos podría esconder un mensaje de la Administración acerca de que “no es malo que los convenios colectivos queden sin efectividad”

Por su parte, los sindicatos mayoritarios con representación en Puertos del Estado y en las autoridades portuarias españolas han redefinido su estrategia en cuanto a las protestas por el convenio de puertos y han decidido desconvocar la huelga a la que estaban llamados el personal de las autoridades portuarias y de Puertos del Estado por el conflicto surgido en relación al convenio de puertos, que a pesar de contar con el respaldo de Puertos del Estado y el ministerio de Fomento no recibió el visto bueno necesario del ministerio de Hacienda. UGT y Comisiones Obreras han decidido cambiar la jornada de huelga inicialmente programada para el 6 de marzo por convocatorias de diferentes paros de dos horas acompañados de manifestaciones y movilizaciones en los puertos. El primero de estos paros será el día 14 de marzo.

Los sindicatos apuntan que tras la negativa de Hacienda no se ha iniciado de manera formal ningún calendario de negociaciones con Puertos del Estado para solucionar la problemática generada, aunque sí que es cierto que ha habido conversaciones no oficiales al respecto entre ambas partes. Puertos del Estado comunicó en su última reunión con los sindicatos que tenía previsto mantener un encuentro con representantes de la CECIR, la Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones compuesta por representantes del ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, para conocer las posibles alternativas negociadoras existentes en relación al convenio, para a raíz de ese encuentro contactar de nuevo con los representantes de los trabajadores y trasladarles las conclusiones de su reunión con la CECIR.

Por el momento, no parece haber solución clara a esta situación y los sindicatos temen que esta paralización en el proceso se prolongue hasta el 8 de julio, fecha en la que vence el actual convenio del personal de autoridades portuarias y Puertos del Estado, lo que les llevaría a acogerse al Estatuto de los Trabajadores perdiendo pluses y derechos ya consolidados a través del convenio. La aplicación de incrementos salariales por productividad y desarrollo profesional son el principal obstáculo en la negociación, ya que la negativa de Hacienda es rotunda y los sindicatos argumentan que no están dispuestos a renunciar a ese derecho reconocido en la Ley de Puertos y respaldado por un laudo arbitral del 26 de julio de 2011.

En este sentido, los sindicatos apuestan por defender en las próximas negociaciones con Puertos del Estado, y en esa línea se está conversando en el diálogo no oficial que mantienen ambas partes, un acuerdo para prorrogar el actual convenio, pero sin rechazar los incrementos de productividad del 0,7% y del 0,6% de desarrollo profesional que acordaron con Puertos del Estado.

Por su parte, la Coordinadora de Autoridades Portuarias (CAP), nacida al amparo de la Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios, y que en las ultimas elecciones alcanzó la mayoria de representantes en la Autoridad Portuaria de Barcelona, opina que la negociación del III convenio de Puertos y Autoridades Portuarias está siendo desde su inicio un proceso inadecuado y retardado en el que se han antepuesto intereses como la financiación para los sindicatos UGT, CCOO y CIG y su número de liberados sindicales a la salvaguarda de las condiciones de trabajo del conjunto de los trabajadores. "La falta de procedimiento democrático, transparencia e información de todo este proceso", hace que su preocupación vaya más allá de no aceptar una rebaja del 5% en las tablas salariales. Según la CAP, "en un contexto de recortes, no tiene sentido la estrategia de denunciar el convenio para sentarse a una mesa negociadora a no ser que primen otros intereses. Lo correcto hubiera sido buscar el acuerdo de las partes para ir prorrogando las condiciones del II Convenio".