· Edición Digital · Número 22 · Febrero-Marzo 2013 ·

Dialogo social. Sí, gracias.

Es una buena noticia que la Comisión Europea haya tomado la decisión de crear un Comité de Diálogo Social, integrado por organizaciones empresariales europeas y las sindicales, para tratar los asuntos referidos a las condiciones de trabajo de los puertos, y desistir, aparentemente, de presentar un nuevo paquete portuario europeo ante la imposibilidad de sacarlo adelante sin consenso.
 

Pero no debemos relajarnos con esa declaración de buenas intenciones. Al contrario, debemos estar preocupados por los procesos que en el sector se están produciendo en países como Grecia o Portugal. Es por ello que los estibadores debemos plantearnos el diálogo social como la única solución para evitar un futuro incierto en los puertos europeos.

Un ejemplo claro es el dictamen motivado de la Comisión Europea que cuestionaba la legalidad del modelo de estiba español, y amenazaba con denunciar a España ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo. Aunque algunas voces crean que el asunto va para largo y tendrá un final feliz porque la Comisión va a reconocer su equivocación en este asunto y acabará aceptando las explicaciones presentadas por el gobierno español, debemos estar prevenidos ante cualquier intento de maniobra que abra una brecha difícil de cerrar.

Los estibadores debemos ser conscientes de que otros agentes sectoriales seguirán presionando para conseguir una completa desregularización del sector en Europa. Por tanto, debemos permanecer atentos y unidos y analizar la situación de la estiba en nuestro entorno, comenzando por España.