· Edición Digital · Número 3 · Septiembre 2009 ·

El Tráfico portuario en Enero-Marzo de 2009

Los datos de la crisis en los puertos españoles

Aunque durante los últimos dos meses parece que la actividad se ha incrementado en algunos puertos españoles, según Puertos del Estado el primer trimestre de 2009 cerró con un balance total negativo. Tan sólo el tráfico de contenedores en Almería, Melilla, Motril, Santander, Tarragona y Valencia consiguió cifras positivas en ese período.

El tráfico portuario durante el primer trimestre de 2009 bajó un 16,66% según datos de Puertos del Estado. Durante este periodo, se movieron en el conjunto del Sistema Portuario de Titularidad Estatal un total de 98,3 millones de toneladas, lo que supone 19,7 millones menos que el mismo periodo en 2008.

De este modo, el tráfico de mercancía general se cifró en 39,9 millones de toneladas implicando un 19, 63% menos que en 2008. Esto se nota sobre todo en las bajadas del tráfico de automóviles y sus piezas, maderas y corchos, productos siderúrgicos y materiales de construcción. Por su parte el tráfico de papel y pasta de papel ha aumentado siendo esta la única subida significativa.

El tráfico local también descendió, pero aumentó la pesca fresca y el avituallamiento de productos petrolíferos. Por su parte, el tráfico de contenedores fue de 2,7 millones de TEUS (un 14,88% menos que en enero-marzo de 2008). No obstante, en los puertos de Almería, Melilla, Motril, Santander y Valencia se logró cerrar el periodo con cifras positivas.

Por su parte, el tráfico de graneles líquidos bajó un 5,04%, con un volumen de 36,4 millones de toneladas. Las principales mercancías que bajaron fueron los productos químicos, los refinados y el gas natural, a pesar que el tráfico de vinos y bebidas y de aceites y grasas han aumentado considerablemente. Otro producto que disminuyó aunque de manera menos abrupta que los anteriores fue el crudo de petróleo.

Respecto a los graneles sólidos, en el periodo enero-marzo de 2009 el tráfico descendió un 29,70% con 18,8 millones de toneladas transportadas en nuestros puertos. Así el tráfico de cemento, chatarras de hierro, minerales, mineral de hierro, piensos y forrajes y de abonos cayó considerablemente sin que se produjera ningún incremento importante.

Este marcado descenso de los tráficos también puede verse si se observa el volumen transportado a cada puerto estatal. Así, el tráfico total de los puertos de Valencia descendió un 2,91% alcanzando un 13,4 millones de toneladas, a pesar que el tráfico de contenedores subió un 5,96%. Por lo tanto, el tráfico de Valencia bajó un 0,42%, el de Gandía un 24,65% y el de Sagunto un 13,99%.

En el puerto de la Bahía de Algeciras se transportaron 16,7 millones de toneladas, un 9,68% menos que el mismo periodo del año anterior y sólo aumentaron los tráficos de graneles líquidos, avituallamiento, tráfico local y el número de buques entrados. El Puerto de Barcelona también experimentó las consecuencias de la coyuntura económica mundial y el volumen del tráfico descendió un 21,93% con respecto al año anterior (9,9 millones de toneladas en total).

Esta tendencia también se repitió en los puertos del norte, como es el caso del de Bilbao. Allí, durante el mes de marzo se experimentó un descenso del 5,56%. En total durante este periodo se transportaron 8 millones de toneladas, es decir un crecimiento negativo del 13,70%. Por poner un último ejemplo, en Las Palmas la situación tampoco fue muy halagüeña. Las mercancías bajaron un 18,03% (5,3 millones de toneladas), sobre todo en cuanto a graneles sólidos. No obstante, este puerto experimentó un crecimiento del 70,79% en mercancías transportadas gracias a la pesca congelada.

Si en los puertos de mayor envergadura del Estado el descenso fue más que destacable, en los pequeños fue dramático. De este modo, por ejemplo, en Avilés experimentó un descenso del 23,71 con 1 millón de toneladas; y en Tarragona, la bajada fue del 26,71% con 6,7 millones de toneladas. Pero la caída de tráficos más acusada se vivió en el puerto de Málaga que sólo transportó 539 mil toneladas lo que implica un alarmante 67,43% menos que en el año anterior.