· Edición Digital · Número 4 · Noviembre 2009 ·

La Coruña

El trabajo del Comité de Empresa empieza a dar sus frutos

Los portuarios de La Coruña siguen luchando por sus derechos. Entre sus prioridades está la preparación del nuevo convenio colectivo.

La lucha de los miembros del Comité de Empresa por los derechos de los estibadores del puerto de La Coruña está dando sus primeros resultados. Desde el momento en que fueron elegidos, estos compañeros estibadores han puesto todo su empeño en intentar mejorar el desolador panorama en el que se encontraba la dársena gallega. Hasta su llegada, los estibadores gallegos tenían que desempeñar su labor en una situación que rozaba la ilegalidad regida por los amiguismos a la hora de repartir los turnos, la doble escala salarial, etc. Todo ello regido por un convenio colectivo obsoleto redactado hace varias décadas que nadie respetaba. Por este motivo, actualmente la principal prioridad del comité es la de la elaboración del borrador de un nuevo convenio colectivo acorde con los tiempos que corren y que salvaguarde los derechos de los portuarios.

Por otro lado, otro de los frentes en los que ha intervenido el Comité de Empresa de La Coruña ha sido la lucha por los derechos de un trabajador del grupo II que desde el mes de mayo no había sido nombrado para la categoría de capataz. La justificación que la patronal había era un expediente contra dos miembros de coordinadora en el comité, siendo él uno de ellos, en castigo por haberse contradicho en unas declaraciones; no diciendo lo que la empresa quería sinó la verdad. Por este motivo, como castigo ya no lo nombraban para capataz cuando tradicionalmente había sido el primero en salir en polivalencia para esa categoría. Sin embargo, tras la intervención del comité en este conflicto parece ser que la empresa ha accedido a volver a contar con este compañero en los nombramientos.

De igual manera, el comité continúa denunciando el amiguismo existente por parte de la patronal hacia cierto personal. Este hecho se notaba en la doble escala salarial utilizada por la empresa ya que ocho trabajadores no cobraban la garantía ‘ad personam’ ni el plus de antigüedad. Esta garantía se suma al sueldo base haciendo que el total percibido por unos pocos trabajadores fuera considerablemente mayor que el del resto de estibadores. Este hecho fue denunciado consiguiendo dos sentencias del Tribunal Supremo favorables para el colectivo de la estiba aunque de momento sólo han conseguido que se les abone la garantía ‘ad personam’. No obstante, las últimas incorporaciones a la plantilla reciben esta garantía y los atrasos correspondientes a este concepto.

Otro tema del que se han encargado últimamente ha sido intentar erradicar el intrusismo que la patronal está fomentando como en su día hizo la del puerto de El Ferrol donde actualmente sólo existe un censo de 18 trabajadores para una plantilla real de 80 con un elevado nivel de trabajo. Por último, uno de los conflictos más recientes a los que han tenido que hacer frente ha sido la manera de solucionar el corrimiento de carga del buque Iohann Mahmastal. En un principio, la tripulación se encargó de tirar a tierra todos los paquetes para luego estibarlos ellos mismos en el barco, trabajando bajo unas condiciones totalmente inseguras pues sólo se descargaba por estribor. En ese momento el comité hizo su intervención presentando las pertinentes conversaciones con los responsables de la consignataria consiguiendo que fueran ellos los que realizaran dicha descarga y que esta se realizara nivel por nivel, cosa que anteriormente no se había hecho como se puede apreciar en las fotografías.

Portafolio:

La descarga hecha por la tripulación Los paquetes mal descargados. Los estibadores descargando correctamente la mercancía La carga bien alineada.