· Edición Digital · Número 4 · Noviembre 2009 ·

Francia

Los portuarios se movilizan contra el gobierno francés

La Fédération Nationale des Ports et Docks CGT convocó una huelga de 24 horas el pasado 6 de noviembre tras reunirse con el Secretaro de Estado, Dominique Busserau. Además el sindicato ha organizado otras acciones de protesta para el 16 de noviembre si no reciben una respuesta convincente.

El pasado 26 de octubre, representantes de la Fédération Nationale des Ports et Docks CGT se reunieron con el Secretario de Estado, Dominique Busserau, para tratar varios temas que preocupan a los estibadores franceses. A la reunión también asisiteron el Director y el Subdirector de Puertos de Francia, el Jefe del Estado Mayor y el Consejero Técnico del Ministerio. Los temas más destacados de la renión fueron la situación de la gestión y la gobernanza de los puertos; el desarrollo de la actividad portuaria y el empleo portuario; y la implantación del complemento salarial por trabajo penoso (CCN). Del mismo modo, también se abordó el proyecto de decreto gubernamenteal contra el cálculo del subsidio y jubilación por exposición al amianto (ACAATA) que está generando muchas inquietudes en el sector portuario vecino.

No obstante la reunión no obtuvo los resultados esperados por parte de los estibadores franceses que sólo obtuvieron respuestas inapropiadas, imprecisas y, en ocasiones, inaceptables. En cuanto a la cuestión relacionada con la gobernanza de los puertos, parece ser que, a pesar de haber afirmado lo contrario, el gobierno no tiene intención de devolver la autoridad a los gestores locales. Otra de las respuestas que tampoco satisficieron a los compañeros estibadores fue la referente al desarrollo en los puertos, pues por lo que parece aún no existe ningún proyecto de desarrollo portuario a pasar de estar presente en los proyectos estratégicos de le ley aprovada el 4 de julio de 2008.

Durante la reunión, los representantes gubernamentales se escudaron a menudo en la coyuntura económica mundial para justificar la falta de decisión sobre estas cuestiones y sobre la situación de los puertos franceses. Sin embargo, la gota que colmó el vaso fue que el gobierno afirmó su intención de cuestionar mediante un decreto la resolución sobre el amianto. Todo esto ha motivado que los compañeros estibadores convoquen una serie de acciones en señal de protesta. La primera de las acciones fue una huelga de 24 horas convocada para el día 6 de noviembre que fue ampliamente secundada. Además la Fédération ha declarado su intención de escribir al Secretario de Estado para que dé respuesta y aporte garantías sobre todo lo tratado. Si Busserau no contesta pronto o las respuestas no resultan satisfactorias, la Fédération ha amenazado con que a partir del 16 de noviembre todos los puertos franceses bien suprimirán las horas extras o eliminarán dos turnos de noche por semana.