· Edición Digital · Número 4 · Noviembre 2009 ·

Cartagena

Carta abierta de Coordinadora a las instituciones Murcianas

Por un puerto de Cartagena que cumpla la legalidad y se ponga al servicio de la comunidad.

La estiba y desestiba de barcos no sólo es un sector que funciona sino la única actividad de economía productiva en permanente crecimiento en los últimos 20 años, creando empleo y riqueza de forma directa e indirecta.

Sin duda que uno de los elementos determinantes para que el sector de la estiba se haya constituido como de los más estables ha sido la capacidad de los participantes en el mismo (Autoridades Portuarias, Sociedades de Estiba y Estibadores) para construir dinámicas de negociación, transformando el antagonismo natural de contrapartes en posibilidades de crecimiento y estabilidad para todos.

Desgraciadamente el Presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena, D. Adrián Ángel Viudes Viudes, ha convertido el Puerto murciano en la gran excepción del sistema portuario español y en un laboratorio de pruebas, donde se sitúa al estibador profesional como un colectivo a extinguir, la ilegalidad como práctica cotidiana y la violación de derechos de los trabajadores como herramienta macabra utilizada por un “servidor publico” para imponer su voluntad personal.

Desde finales de 2005 los estibadores del Puerto de Cartagena solicitaron repetidamente a la Dirección de la Sociedad de Estiba (Serticarsa) el cumplimiento de lo pactado en Convenio Colectivo. El origen de tales requerimientos se encuentra en el exceso de horas que realizaban que no les permitía trabajar en unas mínimas condiciones de seguridad, la respuesta que realizó el Presidente fue no reconocer a los representantes electos de los estibadores portuarios en Cartagena, no negociando con los mismos.

Desde el anterior punto de partida los estibadores de Cartagena ante cada uno de los incumplimientos han solicitado negociación y tan sólo ante la negativa personal del Sr. Viudes se han vistos forzados a la movilización y/o a acciones legales, comportamientos y circunstancias conocidas por los máximos responsables de la Comunidad Autónoma al haber existido incluso mediación de D. Francisco Moreno, ex Director Provincial de Trabajo de la Región de Murcia.

El objetivo del Sr. Viudes ha sido doble: por un lado represaliar a los estibadores de Cartagena tras sus solicitudes de cumplimiento de legalidad y por otro lado limitarlos a la mínima expresión en cuanto a los trabajos a realizar.

El efecto de todo esta dinámica diabólica ha sido la construcción de un Puerto permanentemente en la ilegalidad e inestabilidad: el despido de 5 estibadores (4 ya readmitidos) alto índice de siniestralidad (decenas de accidentes leves, graves y muy graves), imposibilitar a los estibadores portuarios la realización de sus funciones, trabajadores sin formación prestando servicios ilegalmente, centenares de denuncias ante Inspección de Trabajo, convocatorias de huelga, decenas de procedimientos ante la Jurisdicción Social e incluso procedimientos penales, en uno de ellos con Viudes como imputado por fraude a la Seguridad Social.

Desde el 2006 hasta la actualidad diferentes resoluciones administrativas y judiciales han declarado ilegales comportamientos de SESTICARSA:

• Acta de Inspección de Trabajo por 1,4 millones de euros, por exceso de horas extras, algo sin precedentes en el Estado español y que además suponía reincidencia por existir sanción anterior por el mismo tipo de incumplimiento.

• Decenas de actas de Inspección de Trabajo por incumplimientos de normativa laboral.

• Sentencia del Juzgado de lo Social 1 de Cartagena por vulneración de derechos fundamentales. (Discriminación por no negociar con los Delegados de Coordinadora y no iniciar el procedimiento de ingresos).

• Sentencia del Juzgado de lo Social 1 de Cartagena por no permitir trabajar a los estibadores a través de la inaplicación de la polivalencia funcional.

• Sentencia del Juzgado Social 1 de Cartagena declarando legal la huelga de los estibadores habiéndose solicitado por Sesticarsa su declaración de ilegalidad.

• 4 sentencias de los Juzgados Sociales 1 y 2 de Cartagena obligando a la readmisión de hasta 4 estibadores por despidos declarados nulos o improcedentes.

Curiosamente a pesar de la gravedad de los hechos no ha existido pronunciamiento sobre los mismos de los responsables políticos de la Comunidad Autónoma de Murcia que son quienes proponen el nombramiento del Sr. Viudes, para ejercer el cargo que ostenta, vanagloriándose este último de gozar del total apoyo del Partido Popular e incluso de su manifiesta oposición a cumplir con la transformación en Agrupación Portuaria de Interés Económico de la Sociedad de Estiba por imperativo de la Ley 48/2003.

La única razón esgrimida desde el inicio del conflicto por el Sr. Viudes para justificar sus prácticas ha sido un pretendido aumento de la competitividad y el crecimiento del Puerto de Cartagena. Lo anterior no sólo es falso sino que la realidad se muestra contraria a lo trasladado por el Presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena, encontrándonos en el periodo que dura el conflicto con una reducción del 20 % en su tráfico total y un 29% en el tráfico en el que interviene la estiba, demostrando con ello que la política de persecución y precariedad en el trabajo ha mermado las capacidades competitivas de un puerto estratégico no solo para Murcia sino también para el resto del sistema portuario español.

Entendemos que mantener la confianza en el Sr. Viudes no significa sólo posicionarse con el mismo y sus actuaciones sino negar la posibilidad que la Región de Murcia puede tener un Puerto estable y en permanente crecimiento.

Con la presente solicitamos del Sr. Valcárcel y su Gobierno que manifieste públicamente si mantiene su apoyo al Sr. Viudes y por lo tanto acabará asumiendo políticamente la resoluciones judiciales existentes y las condenas que pudiesen recaer o por el contrario en un ejercicio de salud democrática procede a reprobar las prácticas del Presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena.

Una actuación tardía y el haber mostrado el apoyo a un procesado penal no sólo provocaría la bancarrota económica del Puerto sino una hipoteca histórica para la Región de Murcia.

Los estibadores de Cartagena, noviembre de 2009.