· Edición Digital · Número 6 · Febrero 2010 ·

Castellón

El puerto vuelve a su actividad normal tras finalizar la campaña de carga de cítricos.

El crecimiento del Puerto de Castellón está vinculado a la recuperación de graneles. A pesar de que anteriormente este tipo de tráficos consiguió posicionarse con unas cifras más que estimables, en 2009 el descenso ha sido superior al 50%.

El día 15 de enero finalizó la campaña cítrica 2009/10 en el puerto de Castellón. Durante tres meses, el trabajo de carga de cítrico ha traído un aumento de jornadas de trabajo que ahora se ven reducidas a una cantidad aproximada de 15 jornales mensuales y que, por lo tanto, harán aumentar el número de días consumidos pertenencientes al ERE que en su momento se firmó en la dársena castellonense. Como cada temporada, la profesionalidad de los estibadores de Castellón ha quedado manifiesta, y ahora solo queda desear que la próxima campaña de descarga sea tan productiva como ésta.

En otro orden de cosas, tras analizar los resultados de este año y compararlos con el anterior, se puede concluir que el puerto de Castellón, si bien no se encuentra en su mejor situación, tampoco ha empeorado. La situación de recesión económica general y el parón del sector han hecho que el tráfico se haya reducido un 18% durante 2009. No obstante, todo parece indicar, según el análisis de la evolución de los tráficos, que en la mejora de la situación influirá el comportamiento de los graneles sólidos. En los últimos doce meses el descenso de este tipo de mercancía ha sido de un 53,5% menos que en 2008.