· Edición Digital · Número 6 · Febrero 2010 ·

Ley de Puertos

Las Autoridad Portuarias no controlarán las entidades de estiba

En una reunión mantenida en Madrid con Antolín Goya, los diputados Simancas y Ayala han asegurado que el papel de las nuevas entidades de estiba será el de garantizar el servicio de estiba, incluida la profesionalidad y formación de los trabajadores.

Antolín Goya, secretario general de Coordinadora, se reunió el 26 de enero con los portavoces en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados de los grupos socialista y popular, Rafael Simancas y Andrés Ayala respectivamente. Esta es la única reunión que han celebrado conjuntamente los portavoces con un colectivo sindical y ha servido para conocer muchos de los entresijos de la nueva Ley de Puertos, entre ellos la estructura accionarial y el papel de las Autoridades Portuarias en la estiba.

El proyecto supone, en este aspecto, un paso decisivo en la línea interesada por Coordinadora por cuanto el accionariado de la entidad gestora de la estiba seguirá en manos de las empresas estibadoras. Asimismo, se incorpora la presencia de las Autoridades Portuarias a las que se les asigna la función de garantizar el interés general por medio de un representante en el consejo de administración y el reforzamiento de las facultades propias de su condición de Administración Pública. Las Apies cambiarán de nombre con los mismos accionistas y la garantía de las Autoridades Portuarias.

El diseño general del modelo es aceptado por Coordinadora, aunque aún se desconoce el detalle de la regulación en aspectos tan importantes como la definición de las labores portuarias, la regulación del acceso a la profesión y la capacidad de negociación colectiva en la tipología de los contratos de estiba. Para Coordinadora el éxito de la reforma se vería gravemente afectado si se aprobara un texto que fuera inaplicable y que limitara la competencia internacional de la industria estibadora por el empecinamiento en un modelo del pasado, consistente en exigir (desde la ley) el tipo de contrato y el número de trabajadores que debe estar incorporado a cada empresa estibadora.

El servicio de la estiba portuaria ha estado garantizado, y ha sido más competitivo y flexible, sin imponer a las empresas y los trabajadores el número y las condiciones del contrato de trabajo del personal. ¿Por qué esa obsesión intervencionista? ¿qué justifica propugnar una política laboral abierta para todos los sectores y, en el único que existe de hecho, pretender aprobar una legislación laboral cerrada sin intervención de la negociación colectiva? ¿No tienen libertad los legisladores actuales y están condicionados por los personajes del pasado cesados de Puertos del Estado?

Esperamos que el diálogo y la opinión de la mayoría del sector alcance resultados positivos. PSOE y PP han vuelto a posponer una semana más el plazo, que de momento queda fijado en el próximo 16 de febrero. Ambos partidos políticos siguen así ganando tiempo a la espera de lograr el máximo consenso parlamentario en las modificaciones al Proyecto de Ley, así como entre los distintos agentes sectoriales. Se trata del segundo aplazamiento tras el inicio el pasado 1 de febrero del nuevo periodo de sesiones. Ambas partes han declarado en varias ocasiones que lo que quieren es una ley estable, que perdure y que obtenga el máximo de apoyos posibles tanto de las fuerzas políticas como del resto de la comunidad portuaria y logística.

Etiquetas: