· Edición Digital · Número 6 · Febrero 2010 ·

La Coruña

Comenzando el año con buen pie

Por Marcos Pérez Menéndez, presidente del Comité de Empresa de la sociedad de estiba de La Coruña.

Desde que Coordinadora consiguió 2 delegados en el Comité de los 5 posibles en el mes de febrero de 2009, el estar afiliado a este sindicato en el puerto de A Coruña se ha convertido en tarea elogiable por la persecución a la que nos vemos sometidos por un cargo superior de la empresa.

Hace tiempo que en la sociedad de estiba no existía una oposición tan clara a “esto se hace por que sí”, aunque la legalidad diga lo contrario. Esto nos supuso la apertura de un expediente a las primeras de cambio a los dos miembros que representamos a Coordinadora en el comité de empresa, y que se dejó caducar, para que entendiéramos “quien manda aquí”.

Pero esto fue sólo el principio del gran esfuerzo personal que supone ir contra el poder establecido. Así, el supervisor técnico de la sociedad de estiba expulsó a nuestro delegado sindical de la oficina de nombramientos, negándose a contestar a sus preguntas siempre hechas en defensa de los afiliados. Del mismo modo, ese mismo supervisor técnico ha llegado a amenazar al que esto escribe con la despreciable frase de “mira lo que haces, no vaya a ser que tus hijos pasen hambre “. Demostrando con ello toda su calidad humana.

"Pero ya puestos ¿Para qué parar?" Ese debe ser el lema de este supervisor. Debido a la animadversión que tiene este señor hacia mi persona, en enero me han abierto otro expediente por no haber realizado, según la notificación de la empresa, una formación en una grúa móvil. De estas sesiones de formación, el Comité no sabe nada. Es más, no las da ningún formador ni va ningún responsable, sino que se manda a los trabajadores sin ningún tipo de criterio, de vez en cuando, y ahí pierden el tiempo.

Por si esto fuera poco, al cabo de quince días aproximadamente, me vuelven a nombrar para formación un día que no había trabajo. Así que me presento delante de la grúa y exijo que venga alguien responsable de la formación para la que me han nombrado. Evidentemente esto no ocurre y me obligan a marchar. Al parecer, eso basta como excusa para abrir otro expediente en mi contra. De este modo vuelven a actuar como siempre, castigándome económicamente antes de que se resuelvan los expedientes, y volviendo a amenazar con hacer todo lo posible para despedirme.

Este mes han vuelto a empezar y tengo otro nuevo expediente abierto, notificado a fecha de 1 de febrero, por negarme a realizar formación sin que nadie sea responsable y sin ningún formador. A eso se le llama comenzar el año con buen pie.

Por todo esto, quiero agradecer a los afiliados el que sigan perteneciendo a un sindicato donde los trabajadores tomemos decisiones, mejores o peores, y que en momentos difíciles no desaparezcan. Es encomiable que siempre respalden el trabajo que se realiza, sea a veces acertado y otras veces menos. Y, a pesar de estas persecuciones, nos hemos propuesto este año empezar la negociación del convenio colectivo.

También creo necesario darles mi más profundo agradecimiento a los responsables de Coordinadora por el nivel y la calidad de la información que me facilitan. En especial a Iñaki Prieto, responsable de la zona norte, sin cuyo respaldo no hubiera sido posible continuar con mi lucha. En definitiva, ¡Muchas gracias a todos por vuestro apoyo, compañeros!

Etiquetas: