· Edición Digital · Número 6 · Febrero 2010 ·

Cartagena

Suspendido un juicio contra Sesticarsa por tercera vez

La ausencia de testigos ha motivado la suspensión de este juicio en el que 14 trabajadores afirman que se descontaron 30 euros de su salario de forma irregular durante un año y medio.

El martes 2 de febrero se aplazó de nuevo el juicio por la demanda de 14 trabajadores a Sesticarsa por los supuestos descuentos irregulares de 30 euros por cada día de descanso que se han aplicado a sus salarios. La ausencia de dos testigos fundamentales ha motivado dicha suspensión que es la tercera en los últimos meses. En total, los trabajadores reclaman 5.000 euros por los descuentos de 30 euros por cada día de descanso que les han aplicado a sus nóminas entre febrero de 2007 y octubre de 2008. El juicio ya fue suspendido en Lo Social número 1 por enfermedad de la abogada de la defensa y en Lo Social 2 al solicitarse una aclaración de la demanda.

El juicio que estaba previsto para las 11:15 horas se aplazó tras la solicitud de la letrada de Sesticarsa ante la no comparecencia de dos testigos llamados a declarar, lo que en opinión de la abogada era de vital importancia para valorar la demanda. Lo curioso del caso es que uno de ellos, Santiago Díaz Fraile, es residente en Madrid y según el abogado de los trabajadores ninguno de los dos fue propuesto como testigo en el primer juicio. No obstante, el juez consideró que, a pesar de no haber sido citados al principio, una vez han sido admitidos por el juzgado como importantes, se debía de suspender la vista. No obstante, instó a la letrada defensora a que aprovechase el tiempo hasta un nuevo juicio para aportar datos que aclaren las cantidades detalladas, el calendario laboral de descanso y los grupos de descanso.

Tras las suspensiones del juicio, los trabajadores sospechan que Sesticarsa lo único que busca con este tipo de actuaciones es ganar tiempo y arruinar la empresa, con el objetivo final de crear una nueva entidad con otros condicionantes. Los estibadores señalaron al salir de la sala que con el nuevo aplazamiento la empresa consigue un plazo “para seguir con sus artimañas”. Los trabajadores declararon que no entienden cómo es posible que unas personas con tantos juicios pendientes sigan en sus cargos, pero aclararon que su intención es continuar reclamando hasta conseguir que se haga justicia.