· Edición Digital · Número 7 · Marzo 2010 ·

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

La mujer estibadora

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el 8 de marzo se celebró en Casablanca el seminario La mujer en los sectores marítimos y portuarios. Silvia Puig, Judit Soler y Maica Cerezo, del puerto de Barcelona, asistieron al encuentro, invitadas por Fundación Puertos de Las Palmas, participando con una ponencia. En ella explicaron diversos aspectos sobre la integración de la mujer en el trabajo de la estiba portuaria.

La incorporación de las mujeres en el trabajo de la estiba es relativamente reciente, ya que no fue hasta finales de los años 90 cuando empezaron a surgir las primeras promociones de mujeres estibadoras. No obstante, han estado vinculadas al trabajo portuario desde hace mucho tiempo encargándose de organizar las tareas de distribución en los tinglados a mediados del siglo XX o interviniendo en las huelgas de los años 80.

Judit Soler, Silvia Puig y Maica Cerezo son una ejemplo mujeres estibadoras, que no sólo realizan bien su trabajo sino que además son miembros del comité de empresa de Estibarna en Puerto de Barcelona. Las tres fueron invitadas a realizar una ponencia dentro del seminario ‘La mujer en los sectores marítimos y portuarios’ que la Fundación Puertos de Las Palmas celebró en Casablanca el 8 de marzo, en motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El sindicato ASEP de los estibadores de Las Palmas forma parte de la Fundación y desde ahí impulsan actividades de formación del sector portuario y de promoción de la profesión.

En su ponencia explicaron que, en Barcelona, su trabajo pertenece al grupo III. Su función es controlar el número, peso de unidades, ubicación y localización de elementos, es decir, un mando intermedio que se encarga de la verificación y control de las mercancías de carga y descarga. Al principio se toparon con los prejuicios de algunos portuarios que no las creyeron capaces de realizar este trabajo. Si embargo, esta integración no fue tan traumática como cabía esperar ya que contaron con el apoyo de los estibadores más experimentados.

Superadas las primeras dificultades, han llegado a integrarse en el sindicato y han intervenido en la negociación de varios acuerdos colectivos, donde también han batallado por temas que afectan directamente a la mujer. De este modo, se ha establecido un sistema protección a la maternidad que impide a las mujeres embarazadas realizar trabajos que conllevan un riesgo para la salud de las trabajadoras y el feto. En este sentido, también negociaron que se aprobara condiciones especiales por lactancia y otros acuerdos que permiten la conciliación de la vida laboral y familiar.

Alguno de estos acuerdos permite a las trabajadoras disfrutar de un total de dos meses de descanso compensatorio durante el periodo de lactancia o establece la posibilidad de acogerse a un horario fijo de media jornada dentro de la rotación. Todos esto ha hecho que hayan asumido un papel activo en el trabajo portuario y normalizando su posición en la estiba. 

Por último, cabe destacar que el encuentro en Casablanca también sirvió para que las estibadoras pudieran hablar con Fernando González Laxe, responsable de Puertos del Estado. De este modo, las estibadoras barcelonesas pudieron explicarle así las quejas del sector frente a las enmiendas presentadas por PP y PSOE al proyecto de modificación de la Ley de Puertos.

 

Portafolio:

Judit Soler Maica Cerezo Silvia Puig