· Edición Digital · Número 7 · Marzo 2010 ·

Ley de Puertos

Los estibadores negocian su propuesta con PSOE y PP

Tras la propuesta presentada por los grupos políticos mayoritarios, que ignoraba todo el proceso de negociación anterior, los sindicatos de la estiba han amenazado con realizar una huelga general. Para evitarlo, el PSOE se ha comprometido a realizar cambios en los ámbitos de actividad, formación o relaciones laborales.

La negociación continua, según el acuerdo alcanzado en las reuniones celebradas los dias 24 y 25 de marzo con los grupos socialistas y populares, mediante la ampliación del plazo para constituir la ponencia hasta la semana del día 12 de abril. Los sindicatos se han comprometido a no presentar el preaviso de huelga mientras no se cierre el proceso de negociación con los grupos parlamentarios socialista y popular.

Coordinadora se puso de acuerdo a todas las fuerzas sindicales de la estiba, que se han unido para mostrar su oposición a las enmiendas presentadas por PP y PSOE ante el Congreso de Diputados. Ante la amenaza de una huelga en los puertos, el portavoz del grupo socialista en la comisión de fomento anunció su intención de volver a abrir una ronda de negociaciones y así atender la demanda de los sindicatos de cambiar parte del articulado.

Para poder cumplir su compromiso, los responsables de la comisión del Ministerio de Fomento han retrasado la constitución de la ponencia y el inicio de discusión de las enmiendas y los sindicatos han decidido aplazar el inicio de la huelga para elaborar un documento conjunto donde volverán a detallar sus propuestas.

El miércoles 10 de marzo, Coordinadora se reunió con Salvador de la Encina, presidente de la Comisión de Fomento y diputado en el Congreso. En ese encuentro se consiguió un compromiso por parte del grupo socialista para retrasar así la tramitación de la Ley. En la reunión quedó claro que hay una serie de temas, como la actividad de la estiba o las relaciones laborales, que han de ser negociados.

Por su parte, UGT se reunió el 11 de marzo también con el PSOE para presentar las propuestas acordadas con los demás sindicatos, basadas en la conservación de los ámbitos en el tráfico rodado, limitar los parámetros de autoprestación y una mejora en la regulación de la formación para garantizar una estiba de calidad.

El mismo día 11, el Coordinador General Antolín Goya se reunió, a su vez, con el portavoz del grupo popular en la Comisión de Fomento, Andrés Ayala. Según Ayala, las enmiendas presentadas por su partido aportarán una mayor estabilidad y competitividad en la estiba, algo que niegan el conjunto de las fuerzas sindicales.

Para Coordinadora, UGT, CCOO, ELA y CIG esta apertura de mercado limitará, incomprensiblemente, las tareas de la estiba haciendo que peligren más de 1.500 puestos de trabajo y reduciendo ostensiblemente la calidad del servicio por pérdida de profesionalidad.

Con anterioridad, los representantes de la zona catalana de Coordinadora se reunieron también con Josep Antoni Duran i Lleida y Pere Macias de CiU el martes 9 de marzo. Este encuentro sirvió para obtener un compromiso de apoyo por parte de esta formación política ante la posibilidad de una pérdida de puestos de trabajo en la estiba si se aprueban las enmiendas del PP y PSOE.

A pesar de que es pública la diferencia entre sindicatos sobre el tipo de empresa que debe prestar estos servicios, no hay diferencias en que el sistema portuario debe basarse en una sociedad que aglutine a los estibadores y permita la flexibilidad laboral que necesitan las empresas sin menoscabo de los derechos laborales de los trabajadores. Que se ocupe de una formación continuada y garantice la mayor profesionalidad posible. Lo que propone la Ley, según los sindicatos, es destruir un sistema que funciona perfectamente por otro basado en bajos precios de mano de obra, con baja formación, nula prevención y seguridad, eliminación de la fuerza sindical y precariedad en la contratación. Es decir, modelos de países mucho menos desarrollados que el nuestro.

Cabe destacar que, en el lado opuesto a las reclamaciones de los estibadores, Anave ha mostrado su pleno apoyo a las modificaciones propuestas por socialistas y populares en la regulación del servicio de la estiba, sobre todo, lo referente a la autoprestación. Además, Anave considera que se trata de "un importante paso en la promoción, la libertad de empresa, la eficiencia y la racionalización de los costes".

Cuando Coordinadora, UGT, CCOO, ELA y CIG entreguen su propuesta se volverán a iniciar las negociaciones con las fuerzas políticas mayoritarias del Congreso.

 

Portafolio:

Coordinadora con los demás sindicatos. Representantes de CCOO, UGT, CIG, ELA y LAB con Coordinadora.