· Edición Digital · Número 8 · Mayo 2010 ·

Cartagena

Los estibadores denuncian irregularidades en el nombramiento de trabajadores

Los portuarios cartagineses han emitido un comunicado en el que muestran su profundo malestar con las actuaciones realizadas por el capataz Antonio Navarro.

Los conflictos no dejan de sucederse en la dársena de Cartagena. A los continuos enfrentamientos con Viudes, ahora hay que sumarles las irregulares actuaciones de la empresa Ership SAU y del capataz Antonio Navarro. El 17 de abril, la empresa Ership SAU solicitó dos jornadas para la carga y descarga del buque Tabor. La primera la solicitó de 14:00h a 20:00h y la segunda de 20:00h a 02:00h. No obstante, en el momento de realizar el nombramiento anula la segunda petición, a pesar de tener pleno conocimiento de que el buque arribaría con bastante retraso respecto a la hora fijada.

De este modo, tal y como se refleja en el parte de trabajo, el buque comenzó su operativa a las 14:30h y la terminó a las 23:15h. Pero aún así los trabajadores del primer nombramiento finalizaron su jornada a las 20:00h evitando así incumplir lo marcado por el Convenio Colectivo del puerto de Cartagena. Pese a que Ership SAU podría haber nombrado otro grupo de trabajo ya que habían trabajadores disponibles o haber decidido continuar con la operativa al día siguiente, esto no se hizo y la empresa continuó trabajando hasta la hora reflejada en el parte (23:15h) sin realizar la correspondiente petición a Sesticarsa.

No obstante, el capataz Antonio Navarro reflejó en el parte de trabajo que el personal estibador finalizó su jornada a las 23:15h pretendiendo reflejar de este modo un incumplimiento del Convenio Colectivo. Por este motivo, Coordinadora ha emitido un comunicado que ha hecho llegar a la dirección de Sesticarsa para que tome “las medidas disciplinarias oportunas con respecto al capataz de la operación” ya que con esta acción ha causado un grave perjuicio económico a la sociedad de estiba.

En el escrito, Coordinadora recuerda que por unos hechos menos graves que los que se relatan, el capataz Manuel Calvo fue suspendido de empleo y sueldo durante 45 días al ser acusado por el sindicato USO. Casualmente, este mismo sindicato es al que pertenece el capataz denunciado, Antonio Navarro. Coordinadora solicita el pago del jornal a los estibadores que en ese momento no estaban trabajando y que podían haber sido nombrados y una respuesta por parte de Sesticarsa en un plazo de 7 días.