· Edición Digital · Número 8 · Mayo 2010 ·

Hacia la estabilidad del sector

Esta es la segunda vez que el gobierno actual intenta modificar la Ley de Puertos aprobada bajo el gobierno del partido popular. Coordinadora, como siempre, ha querido ser parte activa en el proceso de negociación. Nunca nadie nos lo pone fácil, pero nuestra persistencia, convicción, unidad, conocimiento del sector y argumentos nos han permitido exponer nuestra posición, evitando los efectos mas perjudiciales para la actividad portuaria y, desde luego, las agresiones injustificadas a la profesión de estibador y a los derechos laborales.

En esta ocasión, el proceso de reforma se activó desde el inicio de la legislatura. Desde entonces, el gobierno ha cambiado los responsables políticos de Puertos del Estado y hemos tenido que realizar más de una huelga. Pero finalmente los partidos políticos mayoritarios han acabado escuchando nuestras preocupaciones y las propuestas surgidas de un acuerdo verbal se han ratificado plenamente por el Congreso de los Diputados.

Los peligros eran tan importantes que ningún sindicato con presencia en la estiba se ha quedado al margen de las protestas. La unidad de acción sindical ha sido clara e inmediata. Incluso teniendo presentes las diferencias que habitualmente nos separan, la propuesta de Coordinadora para presentar un preaviso de huelga en todos los puertos españoles fue asumida por parte de todos los sindicatos presentes en la estiba rápidamente y sin dudar.

La iniciativa legislativa apostaba por un modelo de autoprestación “peor que la liberalización”, en palabras de Antolín Goya, porque debilitaba a los trabajadores de la estiba de forma sibilina. El acuerdo alcanzado consolida el ámbito funcional de los estibadores portuarios, especialmente en la pretendida supresión del trabajo en los buques de carga rodante y en la carga de vehículos nuevos; mejora la regulación de la autoprestación exigiendo la intervención de profesionales; garantiza la profesionalidad de la estiba; regula los futuros ingresos respetando los derechos los trabajadores eventuales que intervienen en los puertos y permite la distribución del trabajo en términos que se respete el principio de rotación garantizado por el convenio internacional específico de la Organización Internacional del Trabajo.

Es, sin duda un gran paso de estabilidad laboral pero, al tiempo, se incorpora un nuevo reto de competitividad y productividad que, en definitiva, ha sido y seguirá siendo el reto de una industria portuaria que afronta retos internacionales cada día.

En esa situación, a Coordinadora le ha correspondido asumir y ejercer la responsabilidad de sindicato mayoritario. Cumplidos sus principios organizativos y después de valorado el resultado de la negociación por la Asamblea General, se autorizó al Coordinador General para desconvocar las huelgas, como finalmente se hizo, una vez confirmada la aprobación del acuerdo por la Comisión de Fomento.

Respetamos los “gestos” de los otros sindicatos manteniendo la convocatoria de huelga durante unas horas. Lo interpretamos como la crítica de la minoría, pero es innegable que para Coordinadora, se alcanzaron las garantías suficientes para el futuro de la profesión y, por ello, la decisión de no añadir a la crisis económica que afecta al tráfico portuario, la inestabilidad propia de un conflicto – que de iniciarse, sería grave- en los puertos españoles.

Por otra parte, aunque Puestos del Estado ha mantenido una actitud de aislamiento, la tendencia ha ido cambiando y los responsables políticos del gobierno y de la oposición nos han permitido explicar nuestros puntos de vista a los propios ponentes de la Ley, aunque no hemos entendido muy bien porqué el presidente de OPPE, la entidad que controla el sistema portuario de todo el país, no se haya dejado ver.

Una vez superados los plazos parlamentarios y la Ley esté definitivamente aprobada, esperamos cerrar una etapa de inestabilidad legislativa, demasiado larga para la importancia del sector, y podamos avanzar en la negociación colectiva que alumbre un nuevo Acuerdo estatal para profundizar en la competencia y la estabilidad laboral de los puertos españoles. Coordinadora velará por ello.