· Edición Digital · Número 9 · Julio 2010 ·

Santa Cruz de Tenerife

Los estibadores realizan una concentración para la instalación de un escáner digital

Reivindican al Estado un tratamiento igualitario entre el Puerto de la Luz y Las Palmas y el de Santa Cruz de Tenerife de cara a defender y potenciar las posibilidades de desarrollo de Canarias en su conjunto.

El Sábado 19 de junio se concentraron en la Plaza de Europa de Santa Cruz de Tenerife los estibadores del puerto tinerfeño junto con otros trabajadores portuarios, agentes de aduanas y autoridades para reclamar la instalación de un escáner digital que permita la inspección no intrusiva de contenedores en la dársena. Actualmente esta instalación depende de una subvención de 400.000 euros.

Según los allí concentrados, resulta un contrasentido que, por un lado, el Estado reconozca, en el borrador de la Ley de Puertos, el carácter de puerto internacional de transbordo del muelle tinerfeño mientras, por otro, le niegue la posibilidad de un escáner digital que le permita establecer relaciones comerciales con la primera potencia económica del mundo, Estados Unidos, entre otros países. Con esto, afirmaron que se anula la capacidad de la provincia de Santa Cruz de Tenerife de participar ampliamente como plataforma tricontinental con África, al rechazar el Estado que Tenerife cuente con una herramienta logística y de facilitación de aprovisionamientos regulados en las plataformas de salida y entrada de mercancías.

Los participantes denunciaron que el escáner es un equipamiento básico y esencial para que las empresas de la Provincia puedan ser competitivas y para que el recinto portuario de Santa Cruz esté al nivel de puertos como el de Las Palmas, Algeciras, Valencia o Barcelona. Por este motivo, reivindican al Estado un tratamiento igualitario entre el Puerto de la Luz y Las Palmas y el de Santa Cruz de Tenerife de cara a defender y potenciar las posibilidades de desarrollo de Canarias en su conjunto.

Portafolio:

Cartel de la convocatoria Varios de los presentes a la concentración Los organizadores leen sus reclamaciones Los oresentes debaten sobre la situación