· Edición Digital · Número 10 · Agosto-Septiembre 2010 ·

International Dockworkers Council

Reunión de Zona europea con Zona Africana

El impacto de la crisis y la expansión de IDC (International Dockworkers Council) hacia el continente africano fue el principal asunto debatido por los representantes sindicales de diez países de Europa y África en una asamblea realizada durante la conmemoración del 30 aniversario de Belén María.

El Consejo Internacional de Estibadores (IDC) acordó el miércoles 21 de julio, en la asamblea general celebrada en Las Palmas de Gran Canaria, crear la Escuela de Formación Belén María, con el objetivo de impartir cursos tanto de formación sindical como de teoría y práctica de la estiba. Ésta fue una de las conclusiones de la Asamblea Europa-África, en la que participaron once de los veinticinco países integrados en dicha organización internacional.

Su coordinador general, Antolín Goya, explicó al finalizar el encuentro que, además de la formación, “la reunión se ha centrado en dos cuestiones: el impacto de la crisis en las plantillas, y la expansión de IDC hacia África”. Respecto a la primera cuestión, añadió que “hemos analizado de forma pormenorizada las consecuencias de las caídas del tráfico, y su impacto en el colectivo de trabajadores, sobre todo en zonas como el Mediterráneo, así como las perspectivas de futuro”.

Por otro lado, Antolín Goya mostró su satisfacción por la incorporación de unos 12.000 afiliados africanos a IDC, tras un proceso de acercamiento que se inició hace algunos meses, precisando que “son miembros de facto si bien oficialmente su incorporación oficial se producirá en la próxima asamblea general”. El coordinador general explicó que será precisamente en África donde comenzarán a impartirse los cursos por parte de la Escuela de Formación Belén María, puesto que las carencias de formación son mayores en este continente.

Goya señaló que tanto la reacción ante la crisis como la expansión de la organización son una muestra de que “el principio de solidaridad sigue siendo uno de los pilares sobre los que nos movemos los trabajadores portuarios”, y precisó al respecto que “ante la crisis no sólo hemos optado por bajar los salarios de forma significativa para adaptarnos a las circunstancias, sino que hemos procurado mantener en la medida de los posible las plantillas recurriendo a una distribución del trabajo”.

Los representantes de España, Suecia, Dinamarca, Francia, Grecia, Malta, Senegal, Ghana, Mauritania y Guinea Conakry realizaron un detallado análisis de la situación de las diferentes zonas portuarias del mundo, así como las perspectivas de futuro una vez superada la crisis.

La clausura de la Asamblea Europa-África de IDC estuvo a cargo del gerente de la Sociedad de Estiba de Las Palmas, Daniel Báez, quién destacó la idoneidad de celebrar este encuentro en el marco de la conmemoración del 30 Aniversario de Belén María, y abogó por el mantenimiento del actual sistema de estiba señalando que “el camino de futuro no es cambiar el modelo para prescindir de los estibadores, que son en mi opinión una pieza clave de la actividad portuaria. En este sentido todos remamos en la misma dirección”.

Portafolio:

La mesa presidencial de la Asamblea General del IDC Varios representantes de Ghana y de EEUU. Imagen general de los asistentes a la asamblea del IDC Representantes de España La delegación francesa en la Asamblea Los representantes griegos La delegación guineana también acudió al encuentro Un estibador mauritano sentado de un compañero español Uno de los estibadores de Estados Unidos que acudieron a la (...)