· Edición Digital · Numero 12 · Febrero 2011 ·

Marruecos

Conflicto en Tánger

El pasado mes de enero, los estibadores de la terminal de contenedores de APM en el puerto marroquí de Tánger Med alzaron sus voces contra el despido de cuatro afiliados a la “Union des Syndicats des Transports” (UMT). Es relevante destacar que uno de los despedidos formaba parte de la ejecutiva del sindicato.

Muchas veces olvidamos que nuestra capacidad de negociación se basa en el reconociniento legal de hacerlo. En países donde no hay un sistema democrático o es deficiente, las organizaciones sindicales se ven obligadas a reivindicar ese reconociniento antes que cualquier otra demanda. Este ha sido el caso de Marruecos y los trabajadores del puerto de Tanger, donde aún sufren represalias por ello.

La Union des Syndicats des Transports (UMT) había conseguido que APM Terminals Tanger reconociera el derecho sindical a la negociación colectiva pero al intentar ahora negociar el convenio, se enfrenta a despidos. La International Transport Workers Federation (ITF), de la que forma parte el sindicato marroquí, se ha dirigido a APM para pedir la readmisión de los despedidos, así como la reanudación del diálogo por el convenio colectivo.

Las protestas, que impidieron el normal funcionamiento del puerto marroquí durante algunas jornadas y que, por el contrario, incrementaron la actividad en el vecino puerto de Algeciras, culminaron con la firma de un protocolo de entendimiento y paz social previo paso a la firma del convenio colectivo.

Según, algunos medios de comunicación, Ettiene Rocher, máximo responsable de APM Terminals Tanger, habría dimitido recientemente a consecuencia de la inestabilidad social que vive la terminal del puerto marroquí en los últimos meses.