· Edición Digital · Número 13 · Mayo 2011 ·

Las Palmas

Transmediterránea y Armas abandonan Sestiba

A finales del pasado mes de marzo Trasmediterránea y Armas decidieron abandonar la Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios (Sestiba SAGEP), donde ostentaban un 10,62 por ciento cada una. Las dos empresas no están de acuerdo en la fórmula de pago fijada para afrontar el déficit de 15 millones de euros que ha heredado la nueva Sestiba tras su privatización.

El motivo de su renuncia es que quieren que la Autoridad Portuaria se haga cargo de parte del abultado déficit generado per Sestiba cuando era semipública, es decir, cuando la Autoridad Portuaria ostentaba el 51 % de las acciones, según el Real Decreto 2/1986 que regulaba las sociedades estatales de estiba. Según este Real Decreto el puerto nunca tendría que hacerse cargo de la deuda que aflorara en la sociedad, correspondiendo el pago del déficit a los privados, en base a que son quienes contratan ’las manos’ de que disponía la semipública.

Es en este punto donde Trasmediterránea y Armas no están de acuerdo con la privatización de Sestiba, puesto que ambas compañías consideran que la Autoridad Portuaria tenía que haberse hecho cargo del 51 % del déficit de 15 millones que la empresa generó durante su etapa semipública, siguiendo lo que dice la Ley de Sociedades Anónimas y no el citado Real Decreto.

Tras la conversión en SAGEP, Trasmediterránea y Armas detentan una participación del 10,63 por ciento cada una en Sestiba, capital social que se supone que recuperarían previo pago de la parte que les corresponde del déficit que ha heredado la nueva sociedad de estiba. Ambas empresas también habrían solicitado darse de baja como estibadoras en el Puerto de La Luz, lo que, según los expertos consultados, encarecería la operativa de sus barcos en la dársena, pues tendría que hacerla a través de terceros.

A pesar de que la Autoridad Portuaria ya no participa como accionista en Sestiba, que emplea a 524 trabajadores, mantiene el aval que garantiza gran parte del déficit de la sociedad. También ha aceptado que los privados le devuelvan "en cómodos plazos" los dos millones de capital social que puso en Sestiba cuando era mayoritaria.