· Edición Digital · Número 13 · Mayo 2011 ·

Lecciones del conflicto de Gijón

No contar con los estibadores, es falsear el espíritu de la Ley de Puertos

El conflicto de Gijón parece haberse resuelto y el fantasma de la autoprestación desaparece de la Autopista de Mar que une el puerto asturiano con Nantes. Coordinadora, UGT, CCOO y la Autoridad Portuaria de Gijón alcanzaban un principio de acuerdo en la noche del pasado 13 de abril que los estibadores gijoneses ratificaban en asamblea a la mañana siguiente.

Finalmente hubo diálogo y se impuso un acuerdo que define que la labor de carga y descarga de vehículos nuevos la realizarán estibadores portuarios tal como tipifica la Ley de Puertos. Flexibilidad de horarios y equipos de trabajo según volumen de carga, han sido los principales compromisos alcanzados en la negociación. Así, los estibadores se han comprometido a prestar el servicio al buque de la Autopista del Mar nada más hacer escala en el puerto, y acoplar las manos a las necesidades de la escala, de tal forma que no se vea retrasada la hora de salida por los cambios de turno. En cuanto al volumen de carga, la proporción será de un estibador por cada 15 plataformas y de un estibador por cada 40 vehículos.

Antolín Goya, coordinador general de Coordinadora, se ha mostrado especialmente satisfecho con este acuerdo porque que “respeta la filosofía de la Ley de Puertos, cuyo espíritu es que este tipo de situaciones se resuelvan mediante el diálogo”. Además, resalta que "son los estibadores portuarios quienes pueden ofrecer el servicio más competitivo y de mayor calidad, adaptado a las necesidades del puerto".

Coordinadora se ha tomado muy en serio las negociaciones, ya que Gijón podría haber sido el escenario del contagio de un virus como es el de la autoprestación. La posibilidad de que puertos importantes en tráficos de automóviles, como Barcelona, Valencia, Santander, Pasajes, Vigo, Sagunto, etc., pudieran verse afectados ha generado movilizaciones a nivel nacional demostrando el apoyo a los compañeros asturianos, en particular, y el no rotundo al trasfondo de la decisión tomada por la Autoridad Portuaria, a nivel general.

A finales del pasado año, Coordinadora y UGT denunciaban que personal no estibador estaba llevando a cabo la operativa de la Autopista del Mar entre Gijón y Nantes. Desde Coordinadora se exigió al presidente de Puertos del Estado, Fernando González Laxe, que mediara en la situación e “hiciera cumplir la ley”. El pasado 6 de abril, en el seno de la Comisión Paritaria, se suspendió la huelga prevista para el día 7 por el cambio de actitud de la Autoridad Portuaria de Gijón, que accedió a reunirse en la tarde del día 13. La convocatoria de huelga para el día 14 continuó a la espera de las conclusiones que se obtuvieran del encuentro que, a la postre, desencadenó el acuerdo.

De nuevo se ha vuelto a demostrar que la arbitrariedad en la toma de decisiones que afectan al colectivo no es el camino a seguir. El respeto por una ley de la que todos los colectivos implicados deben ser garantes y partícipes es fundamental. Su desarrollo no debe estar sujeto a interpretaciones excluyentes ya que todos son responsables de que la ley sirva para el objetivo por el que se creó: dinamizar el sector portuario y situarlo al más alto nivel de competitividad y calidad. No contar con los estibadores sería falsear el espíritu de la ley.