· Edición Digital · Número 14 · Junio 2011 ·

Maersk abandona Gioia Tauro para ir a Egipto

El sector logístico italiano se ha visto conmocionado por el anuncio de Maersk Line de abandonar sus actuales escalas en el puerto italiano de Gioia Tauro, donde aportaba a la terminal de Medcenter (MCT) el 25% de tráfico.

La salida de la firma danesa tendrá consecuencias directas sobre la plantilla de estibadores, ya que casi con toda probabilidad supondrá la pérdida de un porcentaje de empleos similar al que se pierde con su marcha, en torno al 25%. Es decir, de una fuerza laboral de 1.100 estibadores, aproximadamente 300 trabajadores corren el peligro de quedarse sin empleo, más los efectos en cadena que supondrá.

Las señales procedentes de Maersk Line de abandonar Gioia Tauro venían de tiempo atrás, con una desaceleración cada vez más evidente en el tráfico de contenedores. La decisión de Maersk llega a pesar de los esfuerzos por mejorar la productividad en el puerto calabrés, no sólo por parte de la comunidad portuaria a través de rebajas salariales, sino también del esfuerzo de la propia Autoridad Portuaria, que decidió poner en marcha una rebaja de tarifas para favorecer la escala de los buques del gigante danés.

La terminal italiana de MCT, donde opera Maersk, está participada en un 33% por el grupo danés, mientras que el porcentaje restante está en mano del consorcio alemán Eurogate, con terminales propias en muchos países europeos (Alemania e Italia, por ejemplo), así como en el norte de África (en Tánger concretamente). La marcha de de los daneses ha puesto en jaque incluso a las instituciones políticas de la región, que han garantizado la máxima atención y prioridad al tema, que incluso están dispuestos a llevar un plan de choque al gobierno nacional.