· Edición Digital · Número 1 · Abril 2009 ·

Huelga general

La huelga de estibadores bloquea los puertos españoles

Durante 48 horas, aproximadamente 28 de los 33 puertos españoles hicieron un parón total en la entrada y salida de mercancías en protesta por la Ley de Modificación de la Ley de Puertos de 2003. Tras el parón, el sector de la estiba está pendiente de la aprovación de la nueva Ley por parte del Consejo de Ministros.

Los trabajadores portuarios de los 33 puertos del Estado iniciaron el lunes 23 de marzo una huelga de 48 horas que bloqueó la entrada y salida de mercancías del recinto portuario. Los estibadores descargaron contenedores de los barcos pero sin entregarlos a sus destinatarios a excepción de aquellos que contenían productos perecederos y medicinas. De este modo se mantuvieron los servicios mínimos acordados pero no se descargaron ni camiones ni trenes. En Barcelona, por ejemplo, este parón afectó a 2.500 camiones y cinco trenes por día, a pesar de que muchas empresas habían adelantado trabajo la semana anterior en previsión de la paralización.

El parón contra la reforma de la Ley de Puertos convocado por La Coordinadora tuvo un seguimiento total en 28 de los 33 puertos. Las excepciones se produjeron en los puertos del norte donde el sindicato no tiene mayoría. De hecho, fue en el norte donde se produjeron los únicos incidentes de relevancia el segundo día de la huelga. En el puerto de Bilbao, los estibadores afiliados a La Coordinadora, trataron de impedir que operarios ajenos al puerto hicieran las tareas complementarias.

Por otro lado, en el puerto de Avilés, el parón se cumplió durante las horas diurnas, mientras que en el de Gijón se paró durante media jornada durante el turno de mañana y media más durante el de tarde. No obstante, en los demás puertos cantábricos la huelga no obtuvo apenas seguimiento. En el resto de puertos del Estado la paralización fue total en Cataluña, Comunidad Valenciana, Islas Baleares e Islas Canarias. Mientras que en Andalucía siguieron la huelga la mayor parte de puertos salvo algunas excepciones.

Tras los dos días de paro, la valoración por parte de La Coordinadora es muy positiva. El sindicato espera que tanto el Ministerio de Fomento como el Organismo Público de Puertos del Estado “hayan entendido el mensaje” que querían transmitir. Del mismo modo, han advertido que estas movilizaciones podrían no ser las últimas si no se abre un periodo de negociación ni se realizan cambios importantes en el texto de reforma de la Ley y que es posible que se inicie un periodo de conflictividad laboral como el que ocurrió en 1986.