· Edición Digital · Número 14 · Junio 2011 ·

Negociando el nuevo acuerdo marco

El pasado 26 de mayo se celebró la primera reunión técnica entre la patronal Anesco y Coordinadora, UGT y Comisiones Obreras con la intención de fijar la hoja de ruta que deberá seguir la mesa de negociación del nuevo acuerdo marco. La propuesta negociadora que Anesco remitió dos días antes, no convenció ni de lejos a los representantes de los trabajadores. Tras la respuesta de Anesco a la plataforma común que los tres sindicatos remitieron la patronal, las posiciones de unos y otros difieren sustancialmente.

No obstante, la importancia de negociar y aprobar el que podría denominarse V Acuerdo Marco es vital para que la negociación de los convenios colectivos en los puertos de interés general se desbloquee. En estos momentos dichos convenios se basan en el III Acuerdo marco y su revisión está supeditada a lo que establezca el nuevo acuerdo en materia de ámbitos, formación y otros aspectos de interés para la estiba.

Los objetivos comunes de negociación tanto de Coordinadora como de UGT y Comisiones Obreras están claros: abordar aspectos tan cruciales como los ámbitos de la estiba, que deben regular este nuevo acuerdo, y así evitar lo sucedido en la negociación del malogrado IV Acuerdo Marco, que finalmente fue anulado por la Audiencia Nacional.

La percepción de una negociación rápida parece que se desvanece. Anesco propone diferencias sustanciales en el ámbito funcional de la estiba y pretende que lo que esté en la ley se traslade al convenio colectivo. Según el Estatuto de los Trabajadores, las partes que negocian un convenio colectivo son los que fijan los ámbitos del mismo. Es decir, que Anesco y los sindicatos deben definir los ámbitos sin entrar en conflicto con la ley. Pero da la impresión que la patronal se ha ceñido estrictamente a la ley de Puertos para evitar posibles problemas, aunque se dan circunstancias curiosas: hablan de aspectos de flexibilidad laboral, pero se olvidan señalar nada sobre los incrementos salariales en base al IPC, amén de querer introducir la posibilidad de la doble escala salarial, que también es ilegal según sentencia, porque a igual trabajo debe haber igual salario para los estibadores

Los sindicatos esperan que en las próximas reuniones puedan dirimirse alguno de estos conflictos para no alargar excesivamente la consecución del nuevo acuerdo marco. Todos tienen la responsabilidad de conseguirlo, pero no se puede empezar por ofrecer lo inaceptable.