· Edición Digital · Número 14 · Junio 2011 ·

Avilés

Crecimiento de la actividad

Después de sufrir los rigores de una crisis económica que se tradujo en una caída importante de los movimientos, el puerto de Avilés comienza a recuperase. Prueba de ello es la mejora de los tráficos durante el primer trimestre del año, con un crecimiento de un 3,1% en la comparativa interanual; sólo en marzo marcó un aumento del 19% respecto a 2010.

La terminación de las obras de ampliación de la margen derecha junto a que Avilés posee instalaciones preparadas para el movimiento de mercancías ’sucias’, como puede ser la blenda o el carbón, incluso con espacios para su cribado mientras se transporta por ferrocarril hasta León, a propiciado un resurgimiento de la actividad en el puerto avilesino.

Felipe Mendoza, miembro de Coordinadora y presidente del comité de empresa de la Sociedad de Estiba y Desestiba, recuerda que el movimiento portuario “es un termómetro de la economía” de su zona de influencia (el hinterland), que en el caso de Avilés se concentra en Asturias y León principalmente, en un espacio compartido con El Musel.

Para Mendoza, “después de superar el bache de la crisis, la situación es buena. La ampliación de la margen derecha nos facilitará espacios limpios para poder ofertar superficies para otros clientes. También hay tráficos muy importantes como el de las torres eólicas, con un alto valor añadido y que siempre hemos movido sin ningún desperfecto. Trabajamos cuidando mucho la mercancía”.