· Edición Digital · Número 15 · Julio 2011 ·

Puertos "core" y las peleas caseras

La Comisión Europea de Transportes se ha planteado establecer una red logística principal o "Core Network" que incluya los ejes que interrelacionan las principales áreas industriales y logísticas, así como los grandes puertos de la Unión Europea. Siguiendo este propósito, Puertos del Estado debe definir con las 28 AAPP cuáles formarán parte de lo que la Comisión Europea llama puertos "core".

La CE ha planteado una revisión de la Red Transeuropea a dos niveles, por un lado la red básica o ’core’ y, por otro lado, la red global o ’convergence’, donde están todos los puertos de interés general. Por su parte, la red ’core’ exige una cierta selección en función de unos criterios cuantitativos (tráfico mínimo exigido), que está en plena discusión hoy en día. España, al igual que el resto de los países miembros, ha aceptado esta catalogación de puertos, y ahora toca poner en práctica el modelo y definirlos.

Existen diferentes baremos para considerar a un puerto “core”. Uno de ellos supone el 1% del tráfico total movido en Europa lo que situaría el tráfico mínimo exigido en 14 millones de toneladas. Pero en España, al igual que otros países, se defiende la idea de tener en cuenta el papel de los puertos en su propio hinterland, así el criterio no sería tan objetivo como una cifra mínima y se tendría en cuenta otros elementos como puertos pequeños que son capaces de poner en marcha una Autopista del Mar.

A pesar de ser evidente el progreso en la aceptación de estándares en toda la UE (en lo que concierne a doble línea en los corredores principales, gálibo de carga, unificación del ancho de vía, longitud y carga de los trenes, limitación de rampas, armonización de sistemas operativos y de electrificación, etc.) la Comisión Europea sigue sin acabar de adoptar este tipo de estándares de forma unitaria en el conjunto del “Core network” que está cercano a aprobarse. En lo que concierne al Corredor Mediterráneo el Gobierno Español ha manifestado, que va a solicitar la inclusión del mismo en la red prioritaria de la UE.

Y mientras en Europa se debate el futuro del transporte, los políticos españoles aprovechan cualquier incertidumbre o declaración interpretable, para hablar de ruptura de pactos portuarios.

El Partido Popular, apoyado en el notable aumento de poder tras las últimas elecciones locales y autonómicas, se plantea deshacer el pacto sobre puertos porque asegura que el Ejecutivo de Zapatero tiene un plan oculto para fusionar puertos en España.

La discusión ha surgido después de que el presidente de Puertos del Estado, González Laxe, dijera en un diario económico que “con el tiempo todas las dársenas que estén a menos de 100 kilómetros y que compartan el mismo hinterland tendrán que integrarse. Por ejemplo, las de Coruña y Ferrol no tiene sentido que no se coordinen, estando enfrente".

A raíz de esta y otras reflexiones, el propio diario especuló con fusiones y desapariciones de autoridades portuarias, a lo que se agarro el PP para dinamitar el consenso con el PSOE. Parece una excusa perfecta para castigar más a su oponente político pero también podría servir para intentar cambiar de nuevo la legislación si vence en las próximas legislativas.

Lo cierto es que mientras en España se juega al “ya no te ajunto”, en Europa se están tomando muy en serio las políticas de trasporte de cara a un futuro bastante inmediato, y si la clase política española, gobierno y oposición, no interviene en su diseño, acabaremos recibiendo y acatando directrices.

Etiquetas: