· Edición Digital · Número 15 · Julio 2011 ·

Grecia

Privatización portuaria en Grecia

La situación en Grecia es, en estos momentos, alarmante. Entre las medidas adoptadas en los planes de austeridad, impuestos por la Unión europea y el FMI, el gobierno tiene la intención de privatizar los puertos griegos. Por su parte, los sindicatos portuarios están tratando de hacer frente a estos cambios y reformas relativas a cuestiones laborales mediante acciones de protesta y huelgas a lo largo de todo el mes.

El gobierno griego, con el fin de recaudar 6,4 billones de Euros, anunció nuevas medidas de austeridad del gasto público mediante un programa de privatización. Se privatizarán al 100% el Postbank Helénica, telecomunicaciones OTE, los puertos (El Pireo y Salónica), la Empresa Nacional de Electricidad y otros bienes públicos.

Los trabajadores de las empresas estatales afectados por los planes de privatización han reaccionado con enojo a la venta masiva de los bienes públicos. En concreto, los sindicatos de estibadores han intentado reunirse con el ministro para poder obtener una respuesta sobre los planes gubernamentales de privatización de los puertos, a la vez que están intentando coordinar acciones entre las diferentes organizaciones para poder establecer, a ser posible, un frente común. Ante este anuncio, los sindicatos han protestado ante las sedes de las autoridades portuarias, han efectuado marchas desde el puerto al ministerio y han convocado manifestaciones y huelgas, uniéndose a las movilizaciones de otros sectores.

Por otro lado, de todos es sabido que China ha aprovechado la crisis financiera para expandir su influencia en Europa, con la promesa de comprar bonos griegos, españoles y portugueses. Sin embargo, su acuerdo de infraestructura más relevante en el continente europeo ha sido la inversión en el puerto griego de El Pireo.

En junio del pasado año, la naviera China Ocean Shipping Co. (Cosco), tomó el control total de sus terminales de contenedores, con una concesión de 35 años por casi 5 mil millones de dólares. Los expertos creen que es probablemente la mayor inversión de China en Europa hasta la fecha. Para China, el muelle es una puerta estratégica para llevar los productos chinos a Europa y más allá. Pero los sindicalistas griegos acusan a la empresa de importar prácticas chinas de trabajo. Cosco no permite la existencia de sindicatos o la negociación colectiva entre sus más de 500 trabajadores griegos, que son en gran parte no cualificados y trabajan de forma temporal. Los sindicatos dicen que ha habido dos accidentes en un año, atribuyendo estos accidentes a la falta de formación adecuada

Cosco ha cambiado las reglas del juego, con ramificaciones en todo el sector, importando el modelo laboral chino a Grecia. El resultado es que las empresas que no son chinas están siendo influenciadas por el modelo chino de reducción de costes y derechos laborales de los trabajadores. Además, parece ser que Cosco está obstaculizando que la autoridad portuaria firme un acuerdo exclusivo con otra gran naviera, MSC, y está retrasando futuras inversiones en un centro logístico de Thriasio, como instrumento de negociación para obtener concesiones adicionales en El Pireo. La compañía china ha anunciado recientemente que retrasará la conclusión de un tercer nuevo muelle hasta 2020, debido a la crisis financiera, y también exige la exención de determinadas tasas cobradas por la Autoridad Portuaria del Pireo, un ahorro que podría ser de hasta 4 millones de dólares al año.

El principal problema es que Grecia ya no es un estado soberano en términos económicos. Los políticos griegos se enfrentan a una carrera contra reloj para resolver la crisis de la deuda del país. En su plan más reciente, Grecia ha puesto 70 mil millones de dólares de sus activos a la venta, incluidas sus explotaciones enteras en los puertos de El Pireo y Salónica, otro puerto en el que las empresas chinas habían expresado interés en el pasado. La manera en la que China socava la competencia ha sido denominada el "precio Chino", y con la llegada de Cosco, el precio chino está golpeando muelles europeos.

 

Etiquetas: