· Edición Digital · Numero 16 - Octubtre 2011 ·

Estados Unidos

Estibadores estadounidenses vierten graneles para proteger sus empleos

El presidente de la ILWU, Bob McEllrath, fue detenido por la policía mientras los estibadores se concentraron en las vías del ferrocarril para detener un cargamento de graneles que se dirigía a la terminal que utiliza trabajadores no sindicalizados, fuera de la ILWU.

La confrontación entre los trabajadores portuarios de la Costa Oeste y un exportador antisindical estalló cuando cientos de piquetes se concentraron en masa en las vías del ferrocarril para bloquear los envíos de graneles. Tras la orden de restricción emitida por un juez federal, la policía utilizó palos y gas pimienta contra los manifestantes en Longview, Washington, realizando a su vez 19 arrestos. Entre ellos el presidente nacional de la ILWU, Bob McEllrath. Bob fue detenido brevemente, y según se comentaba, la policía le había roto el brazo.

EGT Development, un consorcio de tres compañías, quiere operar la nueva terminal granelera de 200 millones de dólares en Longview sin trabajadores de la ILWU, a pesar de estar obligados según su contrato con el puerto. Cuando la ILWU protestó, la compañía contrató a una empresa de Ingenieros Operadores locales. Todas las terminales importantes de graneles en la Costa Oeste están operadas por la ILWU. La ILWU afirma que el objetivo de EGT es no utilizar ningún trabajador sindicalizado, poniendo fin a generaciones de buenos empleos.

Fuentes sindicales afirman que la orden de restricción, emitida por un juez federal, tiene una duración de 10 días. Ambas partes volverán al juzgado, y el juez decidirá si la orden debe ser permanente. Las mismas fuentes opinan que “cuando las corporaciones y el gobierno dan la espalda a las familias trabajadoras, no debería sorprender a nadie ver a la gente dando un paso adelante, mientras trata de defenderse".