· Edición Digital · Número 17 - Diciembre 2011 ·

Elecciones generales

¿Descentralizar el modelo de gestión portuario?

Una vez celebradas las elecciones del 20 de noviembre se ha consumado la aplastante victoria del Partido Popular. Antes, coincidiendo con la precampaña y posterior campaña electoral, algunas voces autonómicas y/o nacionalistas se han expresado en referencia al actual panorama portuario español.

Así, desde el Gobierno balear se ha mostrado la intención de reclamar la gestión de los puertos baleares de titularidad estatal, excepto el de Palma de Mallorca. Pero para la Cámara de Comercio mallorquina esta reivindicación alteraría la gestión del ente público Autoridad Portuaria, dependiente del Ministerio de Fomento, y sería necesaria una ley específica para cambiar el actual modelo, que ofrece servicios y propicia inversiones en mejoras de infraestructuras portuarias. Además, para la Cámara balear, el Gobierno mallorquín debe analizar en profundidad su propuesta, porque antes de asumir su transferencia se requiere un estudio de lo que se asume y lo que se deja de percibir, más aún en la actual coyuntura de crisis económica. Algo en lo que si estaría de acuerdo este organismo es en ofrecer a empresas privadas la gestión de algunas instalaciones portuarias, actualmente en manos públicas, y que según la Cámara de Comercio mejorarían su actual utilización con una gestión mucho más empresarial y comercial.

Desde Cataluña, Convergencia i Unió -partido gobernante en esta Comunidad Autónoma- presentaba en su programa un sistema vertebrado en torno a instalaciones logísticas existentes, básicamente los dos grandes puertos de Barcelona y Tarragona, pero también con la previsión de desarrollar instalaciones logísticas de norte a sur del territorio, apostando por la intermodalidad, la conexión con los puertos o la mejora de las conexiones ferroviarias. Por su parte, Esquerra Republicana, desde su óptica independentista, centraba sus demandas en la gestión independiente de las infraestructuras portuarias, en especial de los puertos de Barcelona y Tarragona

En Galicia, el Bloque Nacionalista Gallego apostaba por un sistema portuario gallego integral, que especializase a los puertos para que no compitiesen entre sí y que fuera de titularidad exclusivamente gallega y de carácter público, ya que entendía que la dependencia de Madrid de estos puertos coartaba su futuro en un contexto, como el del comercio marítimo, en el que Galicia tiene una posición y una potencialidad extraordinaria

Para Coalición Canaria, pedir la exclusividad en la gestión de sus puertos no era una prioridad. Pero proponía crear ayudas al lanzamiento de nuevas rutas marítimas y la bonificación de todas las operaciones de concentración y distribución de tráficos potenciando el papel de Canarias como hub o plataforma logística entre continentes. Exigía, a su vez, que el Estado se comprometiera a cofinanciar los nuevos puertos de interés general canarios así como la ampliación y mejora de los existentes con 350 millones de euros a distribuir entre 2012 y 2015.

Desde Euskadi, el Partido Nacionalista Vasco llevaba tiempo proclamando que su principal prioridad pasaba por descentralizar la gestión de los puertos. En ese caso, la estiba sería uno de tantos elementos a gestionar. El PNV quería tratar a Bilbao y Pasajes como una oferta global y analizar en cada caso cómo gestionarlos para fomentar la competencia, con una gestión más moderna de todo el sistema portuario. Es decir, un sistema portuario vasco que reúna, bajo una misma autoridad, ambos puertos.

Así y todo, tanto PP, ganador de las elecciones con mayoría absoluta, como el PSOE principal partido en la nueva oposición, no han mostrado hasta ahora intención de dejar en manos de la Comunidades Autónomas los puertos españoles, apostando por la actual gestión de Puertos del Estado (OPPE).