· Edición Digital · Número 2 · Julio 2009 ·

Francia

La reforma portuaria francesa a examen

La Comisión Europea analizará la compatibilidad de la reforma con la legislación comunitaria. La transferencia de actividades de la estiba al sector privado puede ser contraria al mercado común.

El Ejecutivo Comunitario iniciará una investigación para estudiar a fondo la reforma portuaria francesa y comprobar si las medidas que se pretenden aprobar son compatibles con la normativa comunitaria sobre ayudas estatales. La Comisión Europea cree que tanto el mecanismo que se utiliza para la transferencia de las actividades portuarias a operadores privados, como el régimen fiscal aplicable pueden ir en contra del mercado común. Según el gobierno francés, la reforma, que se inició en diciembre de 2008, sólo pretende mejorar el rendimiento y la competitividad de los puertos marítimos franceses. No obstante, la Comisión considera que, como en este proceso se transfieren los servicios de la estiba al sector privado, no se garantiza que estos bienes públicos de estiba se vendan a precio de mercado ya que la propia modificación establece la aplicación de unas tarifas reducidas en la adquisición de dicho equipamiento.

Por este motivo, se ha decidido abrir una investigación y conocer su compatibilidad con el Tratado de ayudas estatales. Así, la Comisión ha publicado una invitación en el Diario Oficial de la Unión Europea del 30 de mayo en la que convoca a las partes interesadas para que presenten sus observaciones acerca de las ayudas estatales previstas por el estado francés en favor del sector portuario. Los interesados podrán hacer llegar a la Comisión sus observaciones que se comunicarán a Francia.