· Edición Digital · Número 17 - Diciembre 2011 ·

Europa

Los estibadores europeos pararon los puertos durante dos horas

El pasado 23 de noviembre los estibadores paralizaron durante dos horas los puertos europeos para reivindicar condiciones de trabajo dignas tal como recoge la Declaración de Helsinborg, firmada en Suecia, en septiembre, por estibadores de 9 países (Chipre, Dinamarca, Francia, Grecia, Italia, Malta, Portugal, Suecia y España), pertenecientes a IDC (International Dockworkers Council). El paro se llevó a cabo entre las 13.00 y las 15.00 horas en todos los puertos españoles y, en ellos, se celebraron asambleas informativas. El resto de países europeos también se sumaron al paro en diferentes horarios.

Los estibadores europeos, con esta medida, se solidarizan con los compañeros griegos del Puerto de El Pireo, que actualmente están siendo excluidos por la naviera china Cosco, concesionaria del Puerto, que no respeta las condiciones laborales pactadas. De hecho, la mañana del día 23 hubo una manifestación en ese enclave a la que asistieron representantes de los puertos de España, Suecia, Francia, Chipre y Malta, así como el coordinador de la Zona Europea de IDC, Peter Shaw, además de representantes del Sindicato de Estibadores de El Pireo, del sindicato OMYLE, y de diversos partidos políticos. Representantes del sindicato de estibadores de Amberes, Bélgica, pertenecientes a ETF, también acudieron en señal de solidaridad.

Finalizada la manifestación representantes de IDC y de los sindicatos de estibadores de El Pireo y de OMYLE se reunieron con el presidente de la Autoridad Portuaria que afirmó apoyar y entender las razones de estos trabajadores, les animó a no desistir de sus peticiones y les comunicó que intentaría mediar en el conflicto.

Posteriormente, los mismos representantes pudieron sentarse con el recién incorporado ministro de Asuntos Marítimos de Grecia, que les dio la posibilidad de abrir una vía de diálogo con su ministerio además de con el de Trabajo, así como con la naviera Cosco.

Con este paro de dos horas, además, los estibadores europeos quisieron dejar constancia de su rechazo a la intención de reabrir en el Parlamento Europeo una nueva Directiva Europea para los puertos, ya rechazada en esa Cámara con anterioridad en dos ocasiones. Una Directiva de este tipo persigue homogeneizar la manera de trabajar en todos los puertos de Europa, algo que los estibadores están convencidos de que es absolutamente inoperante pues cada enclave tiene características y requerimientos singulares que obligan a una normativa más cercana, no tan general.

Finalmente, con el paro también se daba un toque de atención a las navieras para que respeten los pactos de estacionalidad a los que han llegado con los distintos puertos, pues en función de ellos se han montado infraestructuras, tanto de edificación como de personal y maquinaria, que no pueden quedar a merced de su capricho.

Declaración de Helsinborg

Los estibadores exigimos a los poderes públicos europeos un sistema portuario que:

• Garantice la profesionalidad de los trabajadores en su actividad.
• Aplique las normas de prevención de riesgos laborales.
• Respete el derecho a la negociación colectiva.
• Permita la existencia de condiciones de trabajo dignas.
• Comprometa la continuidad en el empleo de los trabajadores profesionales portuarios europeos en todas las instalaciones y para todas las operativas portuarias realizadas en sus respectivos países.

Como expresión de nuestra posición hacemos un llamamiento y nos unimos a todos los sectores y movimientos sociales, políticos, sindicales, culturales y ciudadanos para combatir los principios y objetivos de los grupos especuladores internacionales.
 

Portafolio: