· Edición Digital · Número 17 - Diciembre 2011 ·

El trabajo realizado nos permite afrontar la recuperación económica

Corren tiempos de una profunda y prolongada crisis y es probable que ejemplos como el de Grecia vuelvan a ensombrecer el firmamento portuario. En algunos países, están tomando decisiones a la desesperada que pueden afectarles por mucho tiempo y sin garantías de recuperar de nuevo las riendas para pilotar su futuro. En cambio, en los puertos españoles hemos sabido ir más allá de la mera resistencia y nos hemos esforzado durante varios años en que nuestro sector consiguiera las condiciones que le permitan recuperar su importante función económica y social.

Hemos participado en las reformas necesarias para garantizar un marco legal estable, hemos mantenido al máximo unas plantillas profesionales, formadas y con experiencia, hemos negociado nuestras condiciones laborables con destacable responsabilidad, pensando también en las consecuencias para la economía de nuestro entorno, y ahora estamos acabando de perfilar un Acuerdo Marco que nos permita estabilizar estos logros en todos los puertos del Estado.

Los estibadores hemos mostrado siempre una decidida voluntad de defender nuestros derechos laborales allí donde ha sido necesario pero siendo conscientes de las condiciones que impone la crisis a todos los sectores. Nuestros salarios, ligados a la productividad, se han visto mermados en cifras cercanas a un 30% de media. Sin embargo, hemos logrado atravesar este periodo de dificultades manteniéndonos unidos, repartiendo los jornales con el sistema de rotación moderno y eficaz que nos caracteriza y, sobre todo, siendo conscientes de que sólo desde la solidaridad y la responsabilidad lograremos no solo resistir sino recuperar lo perdido.

Por otro lado, la Ley de Puertos, que tanto ha costado consensuar con todas las fuerzas políticas, es el marco legal que ha permitido realizar diversas reformas estructurales, desde importantes cambios en la gestión de los puertos a la transformación de las sociedades de estiba. Este marco legal nos proporciona, por tanto, la estabilidad que nos permite concentrar nuestros esfuerzos en la recuperación económica.

Los estibadores hemos sido conscientes todo el tiempo y lo somos ahora de la importancia de los puertos para la economía de un país y, en estos momentos, estamos trabajando teniendo en cuenta este mismo horizonte. Ponemos todos nuestros esfuerzos en la recuperación y consolidación de los tráficos interviniendo positivamente en los foros donde se pueda influir en este aspecto, procurando no descuidar en ningún momento la formación y siendo muy exigentes en la prevención de riesgos y los protocolos de calidad. Cuestiones que tienen mucho que ver con la productividad, el buen servicio y la competitividad.

Por eso, para nosotros el futuro pasa por conceptos tan importantes como la formación, la estabilidad laboral o la prevención. Estamos convencidos que, tanto la patronal como la administración, saben valorar, como lo hacemos nosotros, la importancia del esfuerzo realizado y la fortaleza que nos proporciona a todos saber mantenerlo y mejorarlo.