· Edición Digital · Número 19 · Mayo 2012 ·

Las Palmas

Silos Canarios excluye a los estibadores en la descarga de grano

Los estibadores de las Palmas, artífices, entre otros, de que llegue a La Luz el Programa Mundial de Alimentos, denuncian que han quedado fuera de la descarga de este grano. Las empresas estibadoras reprueban la artimaña de Silos Canarios que ha dejado fuera de la operativa a estos trabajadores, por ilegal y porque quebranta los acuerdos que la compañía tiene con los estibadores.

Durante la mañana del 12 de abril se descargaba en el Puerto de La Luz el primer barco de grano de ayuda humanitaria con destino a África, procedente del Programa Mundial de Alimentos, sin estibadores. Estos profesionales denuncian que la operativa no solo es ilegal sino que quebranta los acuerdos que los estibadores tienen con la empresa Silos Canarios, pactados hace un año, con el apoyo de Javier Sánchez Simón, entonces presidente de la Autoridad Portuaria, que apostaba por la participación de todos los agentes que operan en La Luz en una oportunidad tan importante como la que brinda el PMA. Así, las empresas estibadoras también reprueban esta práctica de Silos Canarios.

Desde que comenzó a vislumbrarse la posibilidad de que el PMA, dependiente de Naciones Unidas, situara su sede en el Puerto de La Luz, hace ahora 2 años, los estibadores de Las Palmas y las empresas estibadoras han apostado de manera firme y decidida por la idea y manifestado en todos los foros su voluntad de adaptarse a las exigencias y peticiones de USAID.

De hecho, en mayo de 2011, cuando el senador Arcadio Díaz Tejera presentó una moción en el Senado de apoyo al Puerto de La Luz y de Las Palmas como centro logístico del PMA, que fue aprobada por unanimidad por el resto de grupos parlamentarios, Miguel Rodríguez, coordinador de los estibadores portuarios de Las Palmas, y Miguel Martel, representante del comité de empresa, asistieron como invitados a esa ponencia, del mismo modo que Javier Sánchez Simón y representantes del PMA. En ese momento, Miguel Rodríguez manifestaba que “de materializarse, supondría el aumento de 200 puestos de trabajo de estiba directos. Multiplicaríamos por 10 la cantidad de grano que transitaría por nuestro puerto, de mover 200.000 toneladas pasaríamos a manipular 2.000.000. Sería muy importante para nuestro puerto y, por extensión, para la ciudad, la isla y el archipiélago”.

Durante aquella sesión de la cámara alta, todos los grupos parlamentarios –PSOE, PP, CC, CiU y Entesa Catalana de Progrés- hicieron un reconocimiento expreso a la labor de los estibadores de Las Palmas de Gran Canaria, así como a su autoridad portuaria por el esfuerzo conjunto para sacar adelante a este Puerto en los momentos difíciles y su apoyo incondicional a iniciativas como la del PMA. Entre otras cuestiones, se valoró muy positivamente a los estibadores por ser capaces de adecuar sus retribuciones a la situación económica, cuando ésta ha sido desfavorable.

De manera paralela a todo este trabajo de captación del tráfico de la ayuda humanitaria para África, la empresa Silos Canarios y los estibadores de Las Palmas negociaban la competencia de la descarga de grano. Como no llegaban a un acuerdo, para lograr un dictamen imparcial, pactaron delegar la decisión en la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Esta institución dictó una resolución que daba la razón a los trabajadores. Además, dada la implicación que los estibadores y las empresas estaban teniendo para que el PMA eligiera el Puerto de La Luz como sede, la empresa Silos Canarios acordó que, de lograrse el objetivo, los barcos de grano para ayuda humanitaria serían descargados por estibadores.

“Que una vez logrado que la ayuda humanitaria con destino a África recale en el Puerto de las Palmas, entre otros motivos, por el empuje y el apoyo de los trabajadores y las empresas estibadoras y porque a USAID se le ha garantizado la carga y descarga del grano de una manera profesional y eficiente, hecha por estibadores; que una vez que hemos conseguido el objetivo por el que llevamos meses trabajando duramente se nos deje fuera de la operativa nos parece una artimaña. Una estratagema deshonesta, traicionera e ilegal”, sentencia Miguel Rodríguez. “Haremos todo lo que esté en nuestra mano para reconducir una situación que es, a todas luces, injusta”.