· Edición Digital · Número 19 · Mayo 2012 ·

Barcelona

El tráfico en 2011 afectado por la primavera árabe

El tráfico de mercancias entre el Puerto de Barcelona y los puertos tunecinos, egipcios libios y sirios se vió afectado seriamente durante el año pasado a consecuencia de la
paralización de la actividad por las revueltas sociales, con un retorceso cercano al 8%.

Así, en Túnez, tras la inmolación de Mohamed Bouazizi, los tunecinos salieron
a la calle para protestar por la falta de libertad provocando la paralización de la actividad comercial del país durante varios meses. El efecto fue evidente para el enclave catalán. Si en 2010 se movieron 445.000 toneladas entre las dos regiones, en 2011, la cifra se redujo más de nn 40%, hasta 260.000 toneladas.

Con Libia más de lo mismo. La guerra civil y la posterior muerte del dictador Muamar el Gadafi causó pérdidas en el comercio internacional y aumentó el precio del barril de petróleo. El puerto de Barcelona dejó de mover cerca de 100.000 toneladas con el país magrebí de un año a otro, un retroceso del 60% respectoal ejercicio anterior. En lo que va de año, los resultados siguen muy alejados de los alcanzados en épocas anteriores.

En cuanto a Siria, donde siguen los ataques contra la población, el puerto catalán perdió 100.000 toneladas con la república árabe, de 256.000 toneladas en 2010 a 155.000 durante 2011, aunque paradójicamente, las cifras del primer mes de 2012 muestran una recuperación del tráfico desde y hacia Barcelona, con un movimiento total de 20.000 toneladas, muy por encima de las 10.000 toneladas manipuladas el último trimestre de 2011.

En Egipto, por el contrario, la caída del Gobierno de Hosni Mubarak se saldó con resultados positivos para el puerto de Barcelona. Los intercambios comerciales entre las dos regiones sumaron 200.000 toneladas de una año a otro. Si en 2010 el tráfico entre Egipto y Barcelona fue de 710.000 toneladas, el año pasado alcanzó el millón de toneladas, lo que supuso un crecimiento del 37%.