· Edición Digital · Número 20 · Julio-Agosto 2012 ·

Norte

Informe de Coordinadora en los puertos del Norte

Coordinadora denuncia precariedad laboral e insiste en la necesidad de adecuar las plantillas a la actividad de los puertos de Bilbao, Santander, A Coruña, Gijón y Avilés, mientras que las empresas llaman a la prudencia a la hora de aumentar las plantillas fijas de estibadores.

Los datos facilitados por Coordinadora en su informe no dejan lugar a dudas. El tráfico en el conjunto de los puertos del norte en los que la organización tiene representación -Bilbao, Santander, Gijón, Avilés y A Coruña- aumentó más de un 12 por ciento entre los años 2009 y 2011. En el mismo período, no obstante, la plantilla fija disminuyó en un 11,26 por ciento, mientras que el porcentaje de eventuales en estos mismos puertos es del 27,46 por ciento.

Las reacciones al estudio de Coordinadora, que defiende consolidar plantillas mediante contratos fijos, no se han hecho esperar. La patronal hace un llamamiento a la prudencia afirmando que no se dan los porcentajes necesarios para incrementar las plantillas, y recordando que el reciente desplome de la actividad, como consecuencia del brusco descenso de los tráficos, disparó los costes de las estibadoras, lo que obligó, en algunos casos, a poner encima de la mesa expedientes de regulación de empleo.

Desde Coordinadora se tiene claro que la Ley de Puertos regula que la plantilla permanente de estibadores tiene que estar adecuada a la actividad de cada puerto, algo que no está ocurriendo en esos puertos, donde los contratos precarios tienen cada vez más peso. También se afirma que el sistema portuario necesita, para mantener su competitividad, trabajadores con contratos estables y un alto nivel de formación que les capacite para realizar la labor en condiciones óptimas de seguridad y eficacia. Además, se insiste en buscar medidas para garantizar el ingreso de estibadores fijos porque, excepto Bilbao, hay muchos trabajadores de Galicia, Asturias y Cantabria cercanos a la jubilación y la realidad es que la actividad económica en estos enclaves está creciendo.