· Edición Digital · Número 20 · Julio-Agosto 2012 ·

Bélgica

Conferencia de Obreros Portuarios en Amberes

Estibadores de siete países europeos se dieron cita el 15 de junio en Bélgica con motivo de la Conferencia de Obreros Portuarios organizada por los trabajadores de Amberes. Esta cita cobra especial relevancia en un momento en que desde la Unión Europea (UE) vuelve a cuestionarse el papel que los estibadores profesionales deben jugar en los puertos mientras el sindicato internacional IDC ha defendido desde su creación en el año 2000 que las plantillas sean estables y bien formadas, como principal garantía del crecimiento económico.

Por parte del sindicato Coordinadora asistió a la Conferencia Jordi Aragunde, responsable de la Zona Catalano-Balear, que junto a sus compañeros analizó el nuevo paquete de medidas sobre los puertos que está preparando la UE y que se ha plasmado en un Libro Blanco de la Comisión de Transportes.

En la mente de los estibadores europeos aún están frescos los dos intentos de la Comisión Europea de imponer la "autoasistencia", un concepto que hubiese permitido a las navieras prescindir de los estibadores profesionales en la carga y descarga de mercancias, dando empleo a personal mal pagado y peor formado.

Desde IDC, en estrecha colaboración con los trabajadores belgas, se erigió un movimiento de rechazo que desembocó en una victoria sin precedentes para los estibadores: las dos Directivas fueron rechazadas por votación en el Parlamento Europeo -la última en enero de 2006-.

A raiz de aquel fracaso, la Unión Europea impulsó una Mesa de Diálogo Social en la que están representados los estibadores de lDC. Sin embargo, y a pesar de todos los esfuerzos hechos por los trabajadores, vuelve a plantearse la posibilidad de desmantelar el sistema de pools de trabajo que tan buenos resultados ha ofrecido en paises como España o Francia.

Para el IDC la defensa de los derechos de los trabajadores -empleo estable, inversión en seguridad laboral, planes de formación actualizados- no sólo es irrenunciable, sino que debe ser el principal motor de la recuperación económica que tanto ansia Europa.

La Conferencia de Amberes sirvió también como punto de partida de un periodo plagado de citas importantes, como la reunión de la Zona Europea de lDC, que tuvo lugar entre el 18 y el 21 de junio en Nantes y a la que asistieron delegados de los principales puertos europeos, desde Algeciras a El Pireo, pasando por Barcelona, Marsella o Le Havre.

Etiquetas: