· Edición Digital · Número 2 · Julio 2009 ·

Málaga

Difícil situación de la estiba malagueña

La caida de los tráficos y la dura competencia de la nueva terminal de Tánger han obligado a los estibadores del Puerto de Málaga a firmar un ERTE que estará en vigor durante 100 días.

Debido al creciente descenso de los tráficos portuarios, los compañeros estibadores del Puerto de Málaga han firmado un Expediente de Regulación Transitoria de Empleo (ERTE) de 100 días, con vistas a ser renovado una vez expire este periodo de tiempo.
La preocupante situación que está viviendo el puerto malagueño comenzó hace aproximadamente un año, aproximadamente en marzo de 2008, a consecuencia de la crisis económica que se esta viviendo globalmente y de la dura competencia que ha supuesto para Málaga la apertura del puerto de Tánger. Actualmente, el parón de la actividad es tan grande que los trabajadores de la estiba malagueños trabajan entre 5 y 6 turnos al mes.
Así pues, en este acuerdo, los estibadores, además de comprometerse a un segundo ERTE si la situación lo requiere, han incluido una artículo de recuperación del sueldo y se ha decidido congelar la subida del IPC durante los próximos tres años. No obstante, en el caso de que la situación sea más favorable una vez hayan pasado estos tres años, se recuperará el 100% del IPC más unas bonificaciones porcentuales en función del rendimiento que tenga la terminal en ese momento.
Otra de los acuerdos a los que se ha llegado es la repartición de los escasos jornales de primera hora de la mañana entre los fijos y los eventuales, para que estos últimos puedan tener un sueldo.
Así las cosas, mientras la situación no mejora, los días que no hay trabajo, los portuarios realizan trabajos que poco tienen que ver con la estiba: pintar, hacer reparaciones, etc. Ya que, tal y como comenta, un compañero del Puerto de Málaga: "Aquí la clave es sobrevivir".

Tira cómica de Keukeu
Tira cómica de Keukeu

Etiquetas:

| |